MÉRIDA.- Muchas personas mayores de 50 años han presentado un alarmante incremento de cuadros de ansiedad y depresión como resultado del confinamiento por la pandemia en Yucatán, lo que ha derivado en un mayor consumo de ansiolíticos y antidepresivos, según reporta el Instituto Sapientia Regis A.C.

A casi un año de encierro, muchos individuos en este rango de edad han presentado el denominado síndrome de la cabaña, un padecimiento con características similares a la claustrofobia que se desencadena posterior al confinamiento.

Las personas que lo padecen se acostumbran a estar encerradas, a no socializar y la idea de salir les provoca miedo, explicó Joaquín Manuel Torres Aburto, presidente de Sapientia.

Dijo que este síndrome, llamado técnicamente agorafobia, se ha manifestado principalmente en el grupo de la tercera edad y será un gran problema cuando se llegue a semáforo verde.

Algunas personas que no han sido contagiados de Covid-19, han sido víctimas de sobrecarga de información y de noticias falsas que circulan en las redes sociales y esto también los impacta y les genera ansiedades y sentimientos de indefensión, dijo.

Torres Aburto indicó que lo anterior varía en relación con la capacidad de adaptabilidad que tiene cada familia y a las distintas situaciones de acomodo que se presentaron; sin embargo, los que no tuvieron las herramientas suficientes comenzaron a quedarse en este síndrome. (Con información de Sipse)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí