Nuevas investigaciones respaldan teoría sobre el origen de la vida como resultado del bombardeo de asteroides y cometas

AGENCIAS

HOUSTON.- Un grupo internacional de científicos dirigido por el geólogo David Kring, del Instituto Lunar y Planetario de Houston (Texas, EEUU), ha encontrado pruebas de que el sistema hidrotermal del cráter de Chicxulub, al noroeste de la península de Yucatán, donde hace 65 millones de años cayó el devastador meteorito que extinguió a los dinosaurios, albergó un ecosistema subterráneo.

Este hallazgo, descrito en un reciente estudio publicado en la revista Astrobiology, respalda la denominada “hipótesis del origen de la vida mediante impacto”, según la cual, algunos de los asteroides y cometas que bombardearon la Tierra durante el periodo Hadeano, hace unos 4 mil millones de años, produjeron vastos sistemas hidrotermales subterráneos que eran hábitats potenciales para la evolución temprana de la vida.

Durante una expedición científica al cráter de Chicxulub, los investigadores extrajeron de su fondo unos 15 mil kilogramos de roca en los que detectaron pequeñas esferas minerales de pirita, llamadas framboides.

El análisis de los isótopos de azufre en el mineral mostró que las esferas de pirita estaban formadas por colonias de microorganismos termofílicos que se alimentaban de las reacciones químicas que ocurrían en la roca debido al sistema hidrotermal generado por el impacto. Estos microbios subterráneos aprovecharon el sulfato presente en los fluidos hidrotermales que fluían a través de la roca, convirtiéndose en sulfuro, que se conservó como pirita.

Los científicos también han podido demostrar que ese sistema hidrotermal soportó todo un ecosistema microbiano. “El nuevo hallazgo es un hito importante y sugiere que los sitios de impacto durante el Hadeano podrían haber albergado sistemas similares que proporcionaron nichos para la evolución temprana de la vida en nuestro planeta”, indican.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí