Incluso después de superar la enfermedad, puede permanecer alojado allí y provocar recaídas

AGENCIAS

GEORGIA.- Desde el inicio de la pandemia en el 2020 se ha difundido gran cantidad de información sobre los efectos del COVID-19 sobre el cuerpo humano; ahora, un estudio ahonda sobre sus efectos en el cerebro, asegurando que el virus puede mantenerse ahí después de superar la enfermedad.

El investigador de la Universidad Estatal de Georgia Mukesh Kumar encontró que, en ratones, el SARS-COV2 puede quedar ‘oculto’ en el órgano y provocar futuras recaídas.

Esto explicaría por qué algunas personas parecen recaer después de supuestamente curarse de la enfermedad infecciosa, incluso muchos de ellos llegando a la muerte tras presentar peores condiciones de salud que el primer contagio.

Mukesh Kumar afirmó que el cerebro es una de las zonas donde el virus se esconde con mayor frecuencia. Cabe destacar que este fue introducido en ratones mediante la nariz.

El dirigente del estudio considera que la vía de acceso del virus en el cuerpo humano es la causante de que desarrollemos condiciones agresivas como enfermedades del corazón, derrames cerebrales entre otras dolencias.

El análisis encontró que el COVID-19 se encontraba con niveles mil veces más altos en el cerebro que en cualquier otra zona del cuerpo, inclusive estaba intacto sin importar si disminuyó su carga viral.

“Una vez que infecta el cerebro, puede afectar cualquier cosa porque el cerebro controla los pulmones, el corazón, todo. El cerebro es un órgano muy sensible. Es el procesador central de todo “, dijo el profesional, quien sostuvo que la gravedad de la infección así como los síntomas que presenten las personas pueden deberse no sólo a la carga viral, sino a la forma en que ingresó el virus al cuerpo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí