Además de afectar el tamaño de los testículos y falo, también se está reduciendo la calidad de los espermas, advierte ambientalista

AGENCIAS

NUEVA YORK.- Shanna H. Swan, epidemióloga ambiental y reproductiva, es la autora de un estudio que revela cómo la contaminación es la causante del encogimiento de penes, explicando que los productos químicos, sumado a las prácticas de estilo de vida poco saludables en nuestro mundo moderno, están alterando nuestro equilibrio hormonal, causando varios grados de estragos reproductivos.

Con esto se refiere no sólo al encogimiento de los penes, sino a la reducción en el conteo de espermatozoides, así como en la calidad de estos y la fertilidad en las mujeres. Y, uno de los principales culpables serían los ftalatos, un químico que se encuentra en todo, desde el maquillaje hasta los alimentos y que afectan la fertilidad e incluso causan una reducción del deseo sexual. Pero además de los ftalatos, que los bebés están absorbiendo desde el útero o a través de la leche materna, los parabenos, la atrazina y los BPA (bisfenol A) también serían culpables.

De acuerdo con Swan, los químicos no sólo están afectando el tamaño del órgano reproductor en los bebés, sino que además provocan que éstos tengan menor producción de espermatozoides. Si eso no fuera suficiente, los pequeños también tienen altas probabilidades de desarrollar disfunción eréctil y otros inconvenientes de carácter sexual en el futuro.

En tanto, investigadores en China encontraron que los trabajadores con niveles más altos de bisfenol A (comúnmente conocido como BPA) en la sangre, eran más propensos a tener problemas sexuales. Finalmente, Shanna H. Swan señaló que el recuento de espermatozoides disminuyó drásticamente entre 1973 y 2011.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí