Congreso de Quintana Roo, el más caro

La XVI Legislatura repite en nuevo estudio del INCO como la más onerosa de todo el país: 113.9 pesos le costó este año a cada ciudadano del estado

CANCÚN.- El Congreso de Quintana Roo sigue siendo el más oneroso del país para sus ciudadanos, con un costo per cápita de 113.9 pesos, seguido por el de San Luis Potosí, que cuesta 103.3 pesos a cada habitante, de acuerdo con el Informe Legislativo 2022 elaborado por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

El documento señala que este año el presupuesto de los 32 congresos locales en México asciende a 13 mil 900 millones de pesos, apenas 0.3% menor al de 2021.

Según el estudio, cada diputado local cuesta a los mexicanos, en promedio, 12.5 millones de pesos al año; sin embargo, algunos cuestan más todavía: a los de Ciudad de México, Michoacán, Jalisco y Morelos se les invierte casi 20 millones de pesos anuales de recursos públicos. En contraste, en Colima, Tamaulipas, Puebla, Yucatán y Campeche el presupuesto de sus congresos dividido entre todos sus diputados no excede los seis millones de pesos.

“Cuando se compara el presupuesto de los congresos en términos relativos a la población de los estados, es posible notar que Baja California Sur, Quintana Roo, Nayarit y Tlaxcala destinan más de 200 pesos por habitante a sus congresos, mientras que Puebla, Chiapas, Tamaulipas y el Estado de México asignan menos de 60 pesos”, reveló el informe.

Además de las asimetrías de presupuesto a los congresos sin una justificación clara, el número de congresistas locales no obedece al tamaño poblacional de los estados: “mientras que el congreso de Sinaloa tiene 40 congresistas, Coahuila, un estado de mayor tamaño y población, solo tiene 25”, ejemplifica el IMCO.

Por otra parte, advirtió, los recursos que se destinan a la mayoría de las auditorías locales para vigilar a los congresos no es congruente ni con su tamaño ni con el número de ciudadanos a los que representan.

Por ejemplo, el presupuesto de la auditoría por habitante en Quintana Roo será de 114 pesos en 2022, en San Luis Potosí de 103 pesos y en Zacatecas de 80 pesos. En contraste, en el Estado de México sólo se destinarán 15.7 pesos por habitante a la auditoría, seguido por Morelos (16 pesos) y Veracruz (27 pesos).

Ante estas circunstancias, el IMCO propuso establecer que al menos 20% del presupuesto del Poder Legislativo se destine a las auditorías estatales para asegurar su funcionamiento y evitar presiones presupuestales por parte del gobernador o congresistas; además, definir de forma clara en el artículo 116 de la Constitución el número de habitantes por congresista local, pues en su redacción actual el principio es ambiguo, lo que causa asimetrías. (Con información de El Economista y Milenio)