MÉXICO.- En dos años, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) suscribió contratos por 25,367 millones de pesos (mdp) para que construya hospitales, bancos, jardines de niños, escuelas, canales de riego, el aeropuerto de Santa Lucía, así como para que compre y distribuya los medicamentos usados por los hospitales durante la emergencia sanitaria por el Covid-19, para que vigile los ductos y entregue combustibles de Petróleos Mexicanos (Pemex), revelan convenios en poder de Forbes México.

Otras tareas encomendadas por el presidente a las Fuerzas Armadas es la vigilancia e inspección de las aduanas y puertos marítimos; además, está en el tintero construir un tramo del Tren Maya y el aeropuerto de Tulum.

A todo esto, se le agrega el patrullaje de las ciudades y los pueblos de México con labores de seguridad pública.

“El Ejército fue constructor de México en los años 20 y 30, por lo que (lo que vemos hoy) es un ciclo de militarización de los tantos que habido en la economía, en la política y este es uno nomás”, analiza Raúl Benítez Manaut, profesor e investigador del Centro de Investigaciones sobre América del Norte de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Durante el periodo de estabilidad política y económica de México posterior a la Revolución se crearon instituciones civiles para encargarse de las tareas que hicieron en un principio los militares, dice el profesor del posgrado en Estudios en Relaciones Internacionales de la UNAM.

“Teóricamente no es bueno que el Ejército esté realizando obras, porque se responsabiliza de la defensa nacional; entonces, está invadiendo las funciones que deberían hacer otras secretarías de Estado”, expresa. (Con información de Forbes)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí