El Emperador fue el dueño de la defensa en el Tri, Pumas o Chivas, pero tiene un pasado como goleador.

Claudio Suárez reveló que empezó como delantero y poco a poco se fue convirtiendo en el “mandón” del equipo hasta consolidarse en la defensa central. El Emperador destacó a los técnicos que más lo ayudaron en su carrera en la Liga BBVA MX y recordó su viejo apodo en las básicas de Pumas: El Pajarito, además de contar sus inicios en una charla imperdible con Versus.

“En mis inicios fue duro y no me da pena platicarlo porque venía de una familia humilde y muy numerosa como las familias mexicanas tradicionales. Me formé en el barrio, jugando cascaritas en las ligas amateurs de Texcoco. Cuando empecé a probar suerte me aventaba trayectos de casi tres horas, de tomar cuatro o cinco transportes, muchas veces sin comer”, arrancó Claudio Suárez en charla con Versus.

“Debuto como centro delantero en Pumas, Miguel Mejía Barón era el entrenador en ese entonces. Yo llego a los 18, Juan Armenta, que en paz descanse, era el entrenador. Yo pedí la prueba de mediocampista y me dice: ‘No, tú estás alto y flaco, ponte de centro delantero’, y él me decía que me parecía mucho a Jaime ‘El Pajarito’ de Chivas; de hecho en Pumas, me conocen con el apodo del Pajarito o Pájaro”, asegura.

Claudio fue un jugador polivalente, lo mismo jugaba de centrodelantero que de extremo o enganche e incluso de contención. Fue hasta que se lesionó Abraham Nava que jugó la central con el Capi Ramírez Perales, aunque ya se desempeñaba como lateral derecho en ese entonces, por ahí de la temporada 1990-91.

¿Jorge Campos llevó a Claudio Suárez al Tri?

“Caí de rebote en el Tri porque se lesionaron dos o tres jugadores, entre ellos el mismo Capi Perales. Me recomienda Jorge Campos con César Luis Menotti porque medio me ubicaba, Campos le dice: ‘Llame a Claudio, es muy bueno como central’, y llegué junto a Alberto Coyote, fuimos los únicos que nos llamó de última hora.

“A Menotti le gustaba achicar la cancha, yo le aprendí mucho; me encontré con Miguel Mejía Barón, con Tuca, con gente que más o menos de las mismas características, pero Menotti me pone de central. Recuerdo que cometí un error y seguí jugando normal, pero por dentro sentía que se me caía del mundo, terminando el juego me dijo ‘me gusta tu personalidad, muchos jugadores se esconden’. Me inspiró confianza y prácticamente jugué con él de titular, pero por la lateral derecha, yo estaba peleando el puesto con Juan Hernández del América, que era gran jugador.

“Fue una de mis características y por eso muchos entrenadores me ponían de central, algunas veces jugué lesionado y Ricardo ‘Tuca’ Ferretti me decía: ‘Párate ahí, con que te pares ahí y ordenes al equipo, con eso es suficiente’. Son de las cosas que uno va desarrollando con la experiencia y el encontrarse con ese tipo de personas como Tuca, Mejía Barón, que te van enseñando”, cerró el exjugador de la Selección Mexicana, Pumas, Chivas o Tigres.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí