La pandemia de COVID-19 en el país ha orillado a miles de empresas y trabajadores a adoptar la modalidad del home office o teletrabajo y con ello las consecuencias inmediatas.

De acuerdo con el portal de búsqueda de empleo OCC Mundial, 35% de los mexicanos que hacen trabajo a distancia refirieron gastar más que cuando acudían a las oficinas de su empresa.

Esto, en gran medida es por el incremento de consumo en productos o servicios básicos en sus casas como agua, gas, electricidad y alimentación (despensa), que en parte se compensan con el ahorro en gasto de traslados diarios.

 

1.-Servicios básicos

Algunos empleados han referido que desde que iniciaron con su jornada laboral en casa, los servicios básicos como luz, agua y teléfono e internet, se han encarecido y esto se debe a que pasan más tiempo en ella.

Para muchos lo más notorio es en los recibos de luz que reflejan que los consumos se han triplicado, en algunos casos y con ello la tarifa habitual que pagaban.

 

  1. Gastos de adaptación

La adaptación de la casa para fines laborales requirió —para muchos— que se equiparán con sillas de oficina, escritorios, computadoras, monitores, no-break, mouse, audífonos, impresoras o el incremento del paquete de datos de internet que se tenía contratado.

Estos gastos aunque se consideran “únicos”, representaron un desembolso extra. Por ejemplo, en el caso de las sillas en el mercado se ofertan desde 800 pesos; sin embargo, las que brindan mayor comodidad y soporte a la espalda tienen un costo que ronda entre los cuatro y siete mil pesos.

 

  1. Estrés y carga laboral

El nivel de estrés entre los trabajadores también se incrementó, pues el ritmo de trabajo resulta distinto y en muchos de los casos el factor de la distancia juega en contra para extender las jornadas laborales.

Además de que los procesos cambian y pueden llegar a complicarse pues se depende completamente de la tecnología, misma que puede fallar en las ocasiones.

 

  1. Salud

La alteración de la rutina diaria entre los empleados ha generado, en gran parte de ellos, afectaciones en su salud, como la presencia de episodios de ansiedad y depresión, por la misma situación de encierro.

Además de que el pasar largos periodos de tiempo en la misma posición provoca dolores fuertes y constantes en la zona lumbar y torceduras en el cuello, a esta situación se suma que no se contaba con una silla cómoda o que brindara el soporte necesario.

 

  1. Atención familiar

Contrario a lo que se piensa, la estancia en casa no siempre significa que la convivencia con los integrantes de la familia sea mayor o sea más nutrida, pues el trabajo a distancia exige concentración en las tareas diarias que se realizan.

Además de que regularmente las jornadas se extienden más allá de los horarios habituales de oficina y se adopta una creencia de atención a los asuntos laborales de 24/7.

 

Nuevas normas para home office

Si bien esta situación ha sido una constante desde hace nueve meses que varias empresas adoptaron esta modalidad, cobró relevancia luego de que el gobierno publicara las reformas al teletrabajo que, entre otras cosas, establece que las empresas deben absorber parte proporcional del recibo de luz.

Así como de los servicios de telecomunicación o Internet que consuman sus colaboradores al trabajar desde casa; sin embargo, estos lineamientos no tienen alcance o beneficios para los empleados que en la actualidad trabajan desde casa, por la pandemia.

Las autoridades federales cuentan con un plazo de 18 meses para la ejecución de la reforma; periodo en que el gobierno federal deberá crear una Norma Oficial Mexicana que mandate y haga cumplir las nuevas obligaciones en la materia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí