‘CHAPULINES’, VELETAS SIN PRINCIPIOS

0
367

Proliferan en este proceso electoral los ‘saltimbanquis de la política’, quienes hoy ocupan candidaturas y espacios de poder con absoluto cinismo, ajenos al descrédito que se han ganado por las incongruencias entre sus palabras y sus acciones

SALVADOR CANTO

Un proceso electoral plagado de ‘dedazos’, una larga lista de ‘chapulines’ que no son más que ‘saltimbanquis de la política’ completamente en el descrédito, cuotas de grupos y partidos políticos convertidos en botines de intereses personales, es lo que se vive dentro del actual proceso electoral de Quintana Roo para la renovación de la gubernatura y del Congreso del Estado. en donde todo mundo quiere seguir viviendo del erario.

Hoy todos los partidos tienen candidatos provenientes de otros institutos políticos y muy pocos de sus propias filas, carentes de ideología y principios, lo que habla del enorme problema de formación de cuadros que existe desde hace muchos años en el estado.

De hecho, hay casos muy específicos de personajes que han evidenciado buscar solo el poder por el poder y sus dichos de ser honestos, externados en otros procesos electorales, han quedado en el retrete al convertirse en más de lo mismo o en aliados de quienes están en funciones, para proteger temas tan importantes como las finanzas tanto de los ayuntamientos como del propio estado para el que trabajaron los últimos años.

Hubo quienes en meses pasados dijeron que iban a meter a la cárcel a los corruptos y hoy están a su lado, a cambio de espacios dentro de su gabinete u otro cargo de elección popular.

Ello demuestra lo que el exgobernador de Quintana Roo, Mario Villanueva Madrid, dijo en una entrevista con El Despertador de Quintana Roo, al explicar que “en política los pleitos son de a mentira, pero las traiciones son reales y las consecuencias aún peor”.

Uno de los institutos políticos que desde su creación reprobaba la simulación y el ‘chapulineo’ —como se les conoce a los personajes que brincan de partido en partido— y que asegura estar en contra de la corrupción, como es el caso de Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), hoy se ha convertido en el principal botín de quienes buscan sus propios intereses.

“Lamentablemente desde hace mucho tiempo Morena ha dejado de ser el partido del pueblo para convertirse en un partido de oportunistas, de gente que solo quiere tener poder y por advertir esto hace algunos años me suspendieron de mis derechos y mira, no me equivoqué”, explicó el doctor Raúl Arjona Burgos, uno de los fundadores de dicho instituto.

De Sefiplan al Congreso

A lo largo de todo el proceso de inscripción de candidatos y candidatas para participar en las elecciones del 5 de junio, más allá del tema de los “chapulines”, ha llamado la atención la inscripción de Yohanet Torres Muñoz, quien hasta hace algunas semanas fungía como titular de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan) del Gobierno del Estado, como candidata por el PVEM a diputada por la vía plurinominal, y con ello formar parte de la alianza “Juntos Haremos Historia”.

De acuerdo al Observatorio Legislativo de Quintana Roo, esta candidatura además de que no es correcta ni sana, es inmoral porque al acceder a un escaño en el Congreso del Estado calificaría su propia cuenta pública y las de municipios afines, al tratarse de un personaje que ha manejado las finanzas del estado en los últimos años y se presta a que si hubo algo irregular se pueda aprobar en el mismo Congreso.

Ante esta situación, la propia candidata ha respondido y afirma no tener nada que ocultar ni pretende cubrir las espaldas a nadie, en tanto sus críticos insisten en que se busca preparar un escenario de blindaje para evitar a toda costa que haya una revisión a fondo de los recursos que entran y salen del gobierno estatal.

Cabe decir que en la lista que presentó el PVEM en torno a las candidaturas plurinominales, en la tercera posición aparece María José Osorio Rosas, cuñada de Mauricio Góngora Escalante, excandidato del PRI a la gubernatura.

Jesús Pool Moo, ejemplo de incongruencia

Uno de los más claros ejemplos de los personajes que buscan el poder por el poder es Jesús Pool Moo, quien ha desfilado por la mayoría de los partidos políticos de Quintana Roo, dejando cada vez más claro, en cada uno de sus pasos, que su principal ambición es seguir viviendo del erario.

Inició su carrera política en el PRI, partido en el que militó muchos años y repentinamente dejó las filas de dicho instituto para aliarse a Morena, con el que llegó a una diputación federal.

Pero el amor por dicho partido duró muy poco porque siendo aun diputado federal abandonó la bancada morenista para aliarse al PRD, que lo postuló en alianza con el PAN para la presidencia municipal de Benito Juárez en el pasado proceso electoral, en el cual si bien no ganó, por lo menos obtuvo una regiduría.

Aún adherido a esa alianza, “Chucho” Pool, como es conocido dicho personaje, apoyó el registro de Laura Fernandez Piña para la gubernatura por el PAN y PRD en Chetumal.

Repentinamente, de buenas a primeras anunció su salida del partido del Sol Azteca para convertirse en un regidor “independiente” y días después se le vio en Chetumal, presente en el registro de los candidatos a diputados de Movimiento Ciudadano (MC) ante el Instituto Electoral de Quintana Roo (Ieqroo).

Allí, ante los medios de comunicación que lo cuestionaron, con desfachatez negó ser un “chapulín político”. “Se habla de chapulineo cuando hay traiciones al interior del partido político. Yo te puedo decir que he estado en mis convicciones personales. Lo que a mí me acompaña es el beneficio de la población y siempre lo he antepuesto más que un color de partido”, dijo.

Pese a portar una playera  y un cubrebocas anaranjados, color que identifica a MC, insistió en que “hoy soy independiente, me he separado de mi cargo como regidor y mis derechos políticos en el PRD; he tenido invitaciones como la de Movimiento Ciudadano que estoy analizando, ya que traen causas muy cercanas a la población y eso es lo más importante”.

Cabe señalar que el peor lastre de Pool Moo son sus propias palabras, que exhiben la falta de congruencia con sus acciones, pues es de recordarse que durante su campaña a la presidencia municipal presumió haber firmado ante un notario público un documento en el que se comprometía a cumplir el período completo de su cargo y no renunciar a él para ir en busca de otro cargo de elección popular. “Vamos a cumplirle al pueblo durante los tres años de la próxima administración municipal, pues vamos a trabajar con seriedad en favor de la población”, enfatizó en aquel entonces.

Issac Janix, otro que se traga sus propias palabras 

Issac Janix irrumpió en el escenario político en el 2018 asegurando que estaba en contra de los partidos políticos porque siempre eran más de lo mismo y era evidente el hartazgo ciudadano, por lo que optó por competir por la vía independiente para la presidencia municipal de Benito Juárez pero solo ganó una regiduría.

En el siguiente proceso electoral se mordió la lengua y se unió a Fuerza Por México, con el argumento de que se trataba de un proyecto nuevo, al que le veía mucho futuro y tampoco ganó más que otra regiduría, que no pudo asumir por haber sido sancionado por el Ieqroo porque practicó violencia política de género en contra de la abanderada de Morena.

De hecho, durante ese proceso electoral Isaac Janix usó como una de sus principales banderas el anuncio de que metería en prisión a la entonces presidenta municipal con licencia, Mara Lezama, a quien acusó de vender predios municipales, gastar onerosas sumas en publicitarse y entregar “contratos leoninos” por la concesión de la recolección de la basura “a sus amigos del Partido Verde”.   

Pero Issac Janix fue más allá de sus dichos al confirmar posteriormente que sí interpuso una denuncia formal ante la Fiscalía General de la República (FGR) e incluso se comprometió a que haría todo lo que estuviera en sus manos para que hubiera justicia y para que Mara Lezama y Jorge Emilio González fueran a la cárcel.

Sin embargo todo ese alboroto que generó en su momento Issac Janix Alanís le ha traído buenos dividendos, pues ahora, después de demandarla penalmente ahora se ha convertido en aliado de la hoy candidata a la gubernatura Mara Lezama, y prueba de ello es que incluso ha sido inscrito como aspirante a diputado por mayoría relativa por el Distrito 08 por el Partido del Trabajo (PT), que forma parte de la alianza “Juntos Hacemos Historia” integrada además por Morena, Fuerza Por México y Partido Verde Ecologista de México (PVEM), dejando por los suelos la credibilidad que pudiera otorgársele a sus palabras de ahora en adelante.

José Luis Pech Varguez, político berrinchudo

José Luis Pech Várguez estuvo ligado por muchos años a la administración pública bajo el cobijo del PRI, al que renunció para posteriormente aliarse a Morena, partido del que fue abanderado hace cinco años como candidato a la gubernatura y no ganó, aunque posteriormente en otro proceso electoral sí obtuvo un escaño en el Senado, a donde llegó como férreo defensor de la 4T.

Ahora, al no obtener el respaldo de Morena para ser por segunda vez su candidato a la gubernatura, ni conseguir los numerosos cargos para personas cercanas a él que pretendió negociar en compensación, en un arranque de berrinche renunció, días después de afirmar que pese a su inconformidad se mantendría en Morena, y aceptó ser el abanderado por Movimiento Ciudadano, luego de que la polémica en torno al actor y empresario Roberto Palazuelos tumbara su candidatura en ese partido.

En su discurso para justificar su renuncia, Pech argumentó que “no estaba de acuerdo” con que el Partido Verde “se haya adueñado de las decisiones que corresponden a la militancia de Morena y a la ciudadanía quintanarroense” y que busca una transformación en el estado que ha padecido “malos gobiernos de  muchos años”.

Pese a ese panorama, algunos militantes de Morena que conocen la trayectoria de José Luis Pech afirman que se trata de un personaje conflictivo que “siempre quiere hacer lo que él piensa” e incluso han llegado a creer que su candidatura con MC no es más que una simulación más de la política en Quintana Roo, opinión a la que se ha sumado, desde el interior del partido naranja, su exdirigente estatal José Luis Toledo Medina, quien aseguró que hay desconfianza entre militantes y simpatizantes por la designación de Pech, pues consideran que puede formar parte de una estrategia para favorecer a la candidata de Morena.

Laura Fernández, ‘chapulineo’y abuso de Photoshop

Laura Lynn Fernández Piña, candidata a la gubernatura por la alianza Va por Quintana Roo, integrada por el PAN, MAS y PRD, es otro ejemplo claro de políticos que han cambiado de camiseta por conveniencia y sin reparos para abandonar sus cargos en busca de un puesto más apetecible a sus intereses.

Prueba de ello es que en su segundo periodo al frente del Ayuntamiento de Puerto Morelos abandonó la presidencia municipal para buscar una candidatura por el PVEM en alianza con Morena para la diputación federal.

No obstante que ganó y llegó a San Lázaro, sólo permaneció unos meses en la bancada verde porque renunció a ella y fue postulada candidata del PRD y el PAN a la gubernatura de Quintana Roo.

Aunque era un hecho su postulación, a Fernández Piña le inscribieron un “contendiente” a modo, Enrique Ruiz Dzul, un exfuncionario de su administración municipal, de manera que tuviera justificación para hacer precampaña, recorrer todo el estado y promoverse a diestra y siniestra en medios de comunicación y redes sociales, con promocionales en los que se hace evidente el uso excesivo del Photoshop, al grado que se vuelve casi irreconocible para quienes conocen en persona a la hoy candidata.

A lo largo de las últimas semanas, por otra parte, han surgido una serie de señalamientos en torno a Fernández Piña, como el de que tiene cuentas pendientes con la Auditoría Superior del Estado de Quintana Roo (Aseqroo) en torno al esclarecimiento del destino de seis millones 205 mil 994 pesos de la Cuenta Pública 2020, cuando fue presidenta municipal de Puerto Morelos.

Morena ya no es partido del pueblo, sino de oportunistas

“Por decir que Morena se convertiría en lo que hoy es me suspendieron de mis derechos durante tres años y apenas en enero se cumplió la sanción pero no he renovado mi militancia y no lo haré mientras las cosas sigan así”, señaló el doctor Raúl Arjona Burgos, uno de los fundadores de ese instituto político en la entidad.

En una plática con El Despertador de Quintana Roo, dijo que no es de extrañarse lo que está ocurriendo actualmente con Morena, pues “es algo que nosotros advertimos y por decirlo nos hicieron a un lado”.

Señaló que tan solo se debería de revisar si los candidatos de Morena y sus aliados cumplen con los principios fundamentales de no mentir, no robar y no traicionar y “se darán cuenta qué clase de personajes son”.

“La verdad es que estoy muy impactado de cómo la ambición del poder es mucho más fuerte que sus principios éticos y es evidente que esta gente busca colocarse en Morena para asegurar su futuro sin importarles nada”, explicó el izquierdista desde la época de Cuauhtémoc Cárdenas.

Mencionó sin tapujos que hoy en Morena nadie opina ni se respeta la disciplina, ya dejó de ser el partido del pueblo y muchos de los críticos están callados porque les han ofrecido espacios.

“Hoy vemos a más de media docena de personalidades vinculadas al PRI, PAN y PRD que ahora son aliados de Morena con la clara intención de buscar una candidatura”, lamentó.

*****

Más casos de ‘chapulines’

Carlos Mario Villanueva Tenorio, hijo del exgobernador Mario Villanueva Madrid, es uno de los casos más penosos dentro de la política en Quintana Roo, pues ha vestido los colores del PRI, luego del ya desaparecido Partido Encuentro Social (PES), posteriormente del PVEM al que renunció para aliarse con Fuerza Por México, finalmente hace unos días anunció que por convenir a sus intereses regresa al Partido Verde “para ayudar en su crecimiento y generación de cuadros en la zona sur (sic)”. De hecho, su salida del verde fue debido a diferencias con el diputado local Gustavo Miranda, pero en las últimas semanas, dijo, recapacitó y aceptó la invitación de Francisco Elizondo y José de la Peña, quienes le ofrecieron su apoyo para que volviera.

Julián Javier Ricalde Magaña, vinculado de toda la vida al Partido de la Revolución Democrática (PRD), bajo cuyas siglas fue alcalde de Benito Juárez, además de mantenerse como consejero nacional, en medio de las pugnas entre las ‘tribus’ de Nueva Alianza y Alternativa Democrática Nacional, a la que él pertenecía, al no estar de acuerdo con los nombramientos y movimientos que hizo dicho partido para este proceso electoral, se hizo a un lado y aceptó una candidatura de mayoría relativa de Fuerza Por México, nuevo aliado de Morena, partido del que, desde siempre, había sido un feroz crítico.

Rubén Treviño Ávila en pleno proceso electoral interno presentó su renuncia como dirigente municipal en Benito Juárez del Partido Revolucionario Institucional (PRI). En su momento, mediante una carta dirigida a los medios, explicó que las condiciones no estaban dadas y consideraba que a futuro no hay una situación que pueda estar bien para el PRI desde la dirigencia nacional. Semanas después, Treviño Ávila se inscribió como candidato a la diputación por el Distrito 4 por el partido Confianza por Quintana Roo.

Francisco Amaro Betancourt, eterno priista de mil batallas, quien ha sido funcionario público en múltiples ocasiones bajo el cobijo del partido tricolor, se suma a la lista de ‘chapulines’ y ahora encontró cobijo en el PRD, partido político que lo inscribió como candidato a diputado por el distrito 03.

Bibian Castillo Dzul, funcionaria pública estatal durante la administración de Roberto Borge y posteriormente ligada a Carlos Joaquín González, ahora forma parte de la lista de personajes saltimbanquis, al aliarse al PRD para ser candidata a diputada estatal por el distrito 06.

Paoly Perera Maldonado, expresidenta municipal por el PRI en Felipe Carrillo Puerto durante muchos años, optó por renunciar a su partido y aliarse al PRD, que le ofreció una candidatura a la diputación local por el distrito 12.

Marybel Villegas Canché es un claro ejemplo de los políticos camaleónicos, debido a que ha desfilado por el PRI, PRD, PAN y ahora por Morena, partido por el cual es Senadora de la República, juró que estaría en la boleta para la gubernatura, pero resulta que no fue así y luego de atacar una y otra vez a quien ha considerado su rival durante muchos años, Mara Lezama Espinosa, optó por aliarse a ella y desde su registro le ha brindado todo su respaldo. A cambio, hoy es candidata a la primera diputación plurinominal de Morena, desde donde espera presidir la Junta de Gobierno y Coordinación Política del Gobierno del Estado.

Yohanet Torres Muñoz, exsecretaria de Finanzas y Planeación de Quintana Roo, luego de que días antes se rumorase insistentemente que sería inscrita para una diputación plurinominal por la alianza del PAN y PRD, terminó por encabezar el listado del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), partido que, dijo, es el que más facilidades y opciones le extendió para ser su candidata.