CANCÚN A OSCURAS; INCUMPLE CONCESIONARIA

0
314
??

El peligro acecha por calles y avenidas de Cancún, envueltas en prenumbras, pese a lo ofrecido por la empresa Celsol SAPI, a la que Remberto Estrada entregó el manejo del alumbrado público

SALVADOR CANTO

De la misma forma en que numerosas calles y avenidas de Cancún son envueltas por la oscuridad cada vez que cae la noche, multiplicando riesgos para la ciudadanía, ya de por sí sometida al acecho de la criminalidad creciente, un manto de opacidad envuelve también la concesión del servicio de alumbrado público en el municipio de Benito Juárez entregada por 15 años desde el 2017 –en la recta final de la administración de Remberto Estrada Barba– a la empresa regiomontana Celsol SAPI (Sociedad Anónima Promotora de Inversión) de CV mejor conocida como Óptima Energía.

Lo anterior, porque hasta la fecha ha incumplido su compromiso de convertir a Cancún en una ciudad de primer nivel en temas de iluminación, pues existen serias deficiencias del servicio en distintos puntos de la ciudad, lo que abona en gran medida al preocupante tema de la inseguridad que se vive en el Caribe Mexicano.

Y a pesar de ello, el actual gobierno, el mismo que se encuentra a cargo del municipio desde el 2018, en el 2020 mediante sesión de cabildo aprobó un incremento en el pago mensual de la contraprestación a dicha empresa, pues de los 2 mil 209 millones 893 mil 103 pesos aprobados por Remberto Estrada, el actual gobierno autorizó otros 208 millones 32 mil 480 pesos adicionales para la compañía propiedad de Enrique Gómez Junco Blancq-Cazaux, cuyos recursos proceden de otras partidas, incluso de las establecidas dentro del Fideicomiso 2004041-0 de Banco Santander que deberían ser para otras operaciones del municipio.

Es decir, no es dinero precisamente del DAP (Derecho de Alumbrado Público) que se cobra a todos los ciudadanos en cada uno de los recibos del servicio de energía eléctrica, sino de otras partidas presupuestales el que se usa para cubrir el compromiso con dicha empresa.

“Nosotros hemos señalado que no existe una información clara de cuánto se ha recuperado por el DAP por parte de las autoridades, quienes sin embargo, aducen que el pago a la concesionaria que tiene el servicio de alumbrado público se financia por otros ingresos del municipio”, explicó el presidente del Observatorio Legislativo de Quintana Roo, Eduardo Galaviz Ibarra.

Para el abogado Luis Armando Esquiel Orozco, el cobro del DAP es anticonstitucional y puede ser combatido mediante amparos como ya lo han hecho empresarios tanto del estado como de otras entidades del país.

Con base en al artículo 128 de la Ley de Hacienda del Municipio de Benito Juárez, se entiende por Servicio y Mantenimiento de Alumbrado Público la iluminación que el Municipio otorga a la comunidad en calles, plazas, jardines y otros lugares de uso común, así como el mantenimiento y la ampliación de la red de distribución de dicho servicio.

Es de destacar que la empresa Óptima Energía tiene la obligación de operar y darle mantenimiento actualmente poco más de 65 mil luminarias en el municipio de Benito Juárez (incluida de varios fraccionamientos ya municipalizados); sin embargo, un gran porcentaje de las mismas presenta fallas desde hace varias semanas e incluso meses sin que exista una atención inmediata como prometieron al momento de que las autoridades le entregaron la concesión, misma que han incumplido porque no han transformado a Cancún en una ciudad sustentable ni moderna.

Entregan concesión a empresa polémica

En el 2017, durante la recta final de la administración de Remberto Estrada Barba, del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), por unanimidad, incluidos los votos de los cuatro regidores de PRD y Morena, el ayuntamiento de Benito Juárez aprobó la privatización del servicio de alumbrado público por 15 años en favor de la empresa regiomontana Celsol SAPI de CV, que fue la única postora, pese a que desde ese momento se dio a conocer que enfrentaba acusaciones de incumplimiento en otras partes del país como Acapulco y Tijuana.

Pese a esas circunstancias, las autoridades dieron paso a la concesión de un servicio público más y en este caso, como se encuentra establecido dentro del Decreto 148 publicado en el Periódico Oficial del Estado el 15 de enero de 2018, se anunció que dicha empresa se encargaría del reemplazo de casi 52 mil lámparas de alumbrado público con una inversión de poco más de 500 millones de pesos, que representaba ahorros presupuestales y de energía eléctrica, además de más luminosidad en toda la ciudad.

En ese entonces se informó la existencia de un importante rezago en el sistema del alumbrado público, el cual atendería dicha empresa, la cual se comprometía a convertir a Cancún  en una ciudad de primer nivel.

El presupuesto que históricamente habían asignado los gobiernos previos en el tema del alumbrado público era de entre ocho y diez millones de pesos al año, lo cual resultaba insuficiente y por eso fue que determinaron concesionar este servicio público básico en la ciudad.

No obstante, el plan inmediato del gobierno para el pago de la empresa concesionaria es que se echaría mano del Derecho de Alumbrado Público (DAP), que es un impuesto que se cobra directamente en todos los recibos de los usuarios de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), así como la proporción de la partida presupuestal del municipio para la prestación del servicio.

A los primeros meses de comenzar los trabajos de instalación de las nuevas luminarias LED, las fallas comenzaron a ser constantes en distintos puntos de la ciudad, aunque la atención era rápida porque tenían repuestos de los equipos más a la mano.

Pese a deficiencias, el gobierno actual le otorgó más beneficios

En medio de toda la polémica generada, primero por la forma en que se dio la concesión y segundo, por el deficiente cumplimiento de los acuerdos hasta esos momentos, las autoridades actuales, en su primer trienio de gestión, mediante sesión de Cabildo del 16 de enero del 2020, aprobaron una modificación al contrato de concesión que permite desde ese entonces a la empresa administrar y realizar labores de mantenimiento en 59 mil 619 luminarias con una erogación a las arcas municipales por concepto de contraprestación de hasta 903 mil 992 pesos mensuales más IVA, luego de incrementar 224 mil 613 pesos por la aprobación de los servicios para que atendieran también otras 5,214 luminarias a la operación que contempla principalmente materiales, mano de obra, combustible y herramientas.

En esta modificación al contrato, hecho por la administración de Mara Lezama, se acordó que parte de los recursos para el pago provengan del fideicomiso 2004041-0 establecido entre el gobierno de Benito Juárez y Banco Santander.

En la copia pública de la Trigésima Tercera Sesión Ordinaria del Honorable Ayuntamiento Constitucional del Municipio de Benito Juárez, llevada a cabo a las 11:07  del día jueves 1 de enero de 2020, al cual El Despertador de Quintana Roo tuvo acceso, se establece además de la aprobación que hizo el Cabildo a favor de la empresa, dicha concesionaria se comprometió a generar beneficios directos e inmediatos, entre ellos la  reducción de emisiones de dióxido de carbono, calles más y mejor iluminadas, mayor disponibilidad de luminarias y finalmente, colocar a Cancún como la primera ciudad con Smart Ligthing en el país.

De igual manera, la empresa ofreció la oportunidad de obtener ahorros económicos realizando optimizaciones de tarifas eléctricas de Baja a Media Tensión en servicio de energía aplicables, lo que representaría un ahorro económico obteniendo costos de tarifas más baratos por kilowatt/hora consumido; controlar el encendido y apagado remoto de circuitos de alumbrado público en servicios medidos, lo que proporcionaría además un beneficio energético, operativo y administrativo principalmente en avenidas y zonas principales del municipio.

Incluso, anunciaron que harían un monitoreo en tiempo real de manera remota para reparar las luminarias que estén apagadas y con ello, que el consumo eléctrico de circuitos de alumbrado público sea reducido para lograr un beneficio operativo y administrativo.

Sin embargo, nada de esto se ha cumplido a casi dos años de que el Cabildo aprobó darle más presupuesto a dicha empresa regiomontana, pues continúa el deficiente servicio que existe en la actualidad en varias calles, manzanas y diversos tramos de avenidas que están en penumbras.

Cobro de DAP, opaco e inconstitucional

Para el presidente del Observatorio Legislativo de Quintana Roo, Eduardo Galaviz Ibarra, hasta la fecha no ha habido una información clara de cuánto se recupera realmente por el Derecho de Alumbrado Público (DAP) que se nos cobra a todos los ciudadanos en los respectivos recibos de energía eléctrica por parte de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

“Hemos solicitado información y nos han contestado, lo que tengo entendido es que la operación de la concesión de las luminarias es financiada por otros ingresos del municipio que seguramente afecta algún otro programa o proyecto social”, explicó.

No obstante, dejó en claro que la empresa no ha cumplido con lo que prometió desde que obtuvo la concesión, pues hasta la fecha todavía hay grandes deficiencias y zonas que no han sido cubiertas.

En un recorrido hecho por El Despertador de Quintana Roo, se pudo observar que varios tramos del fraccionamiento Villas Otoch Paraíso, el cual tiene un grave problema de inseguridad, tiene evidentes deficiencias en cuanto al alumbrado público, lo que agrava aún más la condición del lugar.

Lo mismo ocurre en regiones como en la 102, en donde un tramo de la avenida principal 127, entre la Ruta 4 y Portillo, registran problemas las lámparas desde hace algunas semanas y a pesar de la queja de vecinos, no ha habido atención de la empresa concesionaria que es la responsable de ello.

En redes sociales, se denuncia que hay colonias donde hasta ahora no hay luminarias pese a que las autoridades se comprometieron a ello en campaña y lamentan que se beneficie a una empresa que no brinda su servicio al 100 por ciento.

A pregunta concreta respecto al tema de los amparos, el empresario dijo que algunas compañías ya lo han hecho y mediante amparos, han solicitado no pagar el DAP y han ganado.

En este punto, el abogado Luis Armando Esquiel Orozco, sostuvo que los amparos pueden ser individuales o colectivos, y en cuya medida lo que se busca es que no se les cobre dicho DAP.

Miembros de la agrupación Fundación GABB Quintana Roo señalan que el DAP es un punto sustancial que afecta a los propietarios, poseedores o usuarios de predios sin construcciones o edificaciones, o bien cuando no se haya contratado el servicio, es decir, afecta a todo el andamiaje económico como lo son comerciantes, prestadores de servicios, industriales, etcétera y como consecuencia lógica al núcleo familiar.

Es de señalar que en la mencionada Ley de Hacienda de los municipios, en su capítulo XVIII respecto al servicio y mantenimiento del alumbrado, se indica en su artículo 116 que para efectos de este derecho, se entenderá por servicio de alumbrado público, el que el Municipio otorga a los propietarios, poseedores y/o usuarios de bienes inmuebles en calles, plazas, jardines y otros de uso común.

En tanto, dentro del artículo 117 se plasma que los derechos a que se refiere el artículo anterior, podrán ser recuperados con aportaciones equivalentes al 5% del importe de consumo de energía eléctrica que conste en el recibo de pago de los usuarios a la CFE, aunado a que se faculta a los Ayuntamientos a efectuar el cobro respectivo, que deberá ser enterado en forma bimestral en la Tesorería Municipal o en el plazo que resulte de los convenios que firme el Ayuntamiento con la Comisión Federal de Electricidad.

También, en el artículo 118 se menciona que los Ayuntamientos tendrán la facultad de exentar este derecho, así como concertar con las organizaciones, empresarios y ciudadanos causahabientes, las condiciones de pago de este derecho, fijándoles las cuotas en atención a su capacidad económica.

De hecho, algunas empresas han ganado amparos no sólo para evitar el pago del DAP, sino que además, el gobierno municipal les reembolse lo que les han cobrado en los últimos meses como es el caso del Hotel Med Cancún, entre otros más.

Las luminarias son un gran negocio: activista

Para la activista Fabiola Cortés Miranda de Somos Tus Ojos Por la Transparencia, el tema del alumbrado público ha resultado un gran “negociazo” para los gobiernos en turno y la empresa que tiene la concesión que se ha visto beneficiada desde la administración del Verde Ecologista, Remberto Estrada Barba y ahora con Mara Lezama desde el primer periodo de su gobierno que si bien ella es de Morena, también está en alianza con el mismo PVEM.

“Lo dije desde un principio, las ganancias de esta empresa regiomontana son millonarias por un servicio que no es óptimo, existen muchas deficiencias y nadie dice nada”, explicó.

En escritos que ella misma ha presentado en redes sociales, se establece que Celso SAPI obtendría ganancias hasta por 100 millones de pesos anuales y por eso, parte del negocio era entregarles la operación por 15 años.

También, se menciona que Óptima Energía que es el nombre comercial que usa dicha empresa, obtuvo desde el primer momento que se le entregó la concesión, la garantía de pago no solo mediante lo recaudado por el Derecho de Alumbrado Público (DAP), sino adicionalmente la partida presupuestal que el municipio de Benito Juárez destina cada año para la prestación del servicio de alumbrado público, además de todos los nuevos acuerdos que se van añadiendo conforme pasan las administraciones.

De acuerdo a la solicitud de información 1816400232517 presentada ante la Comisión Federal de Electricidad (CFE) por Gabriel Méndez, integrante del Colectivo Cancún Transparente, al primer semestre del 2017, la recaudación y pago por DAP en el municipio Benito Juárez era de alrededor de 70 millones de pesos.

En su respuesta, la CFE señaló que a través de convenios de colaboración firmados con los municipios, la CFE cobra el DAP, y en el caso del ayuntamiento de Benito Juárez, no entrega los recursos económicos a éste, sino que lo aplica a la cuenta por consumo de energía del alumbrado público, y en caso de existir una diferencia a favor o en contra, se aplica o se salda al siguiente mes.

Cabe decir que con estos recursos, se paga incluso el consumo de energía de los estadios de futbol Andrés Quintana Roo, así como el de béisbol Beto Ávila en donde juegan los Tigres de Quintana Roo en la Liga Mexicana.

Al respecto, en sesión de Cabildo, el pasado 13 de enero “se aceptó por unanimidad la celebración de un Contrato de Colaboración con CFE Suministrador de Servicios Básicos para establecer términos y condiciones sobre la recaudación del Derecho de Alumbrado Público y su aplicación”, según refirió la autoridad municipal de manera escueta, en un comunicado.

Colonias irregulares, bajo engaños de campaña

Para diferentes organizaciones que defienden la causa para lograr la regularización de colonias irregulares, es lamentable que cada que hay un proceso electoral, tanto los partidos políticos como los mismos candidatos, los visitan y les ofrecen no solo buscar que se arregle el tema de la tenencia de la tierra, sino que los dotarán de calles y alumbrado público, el cual es inexistente en la mayoría de los asentamientos.

Durante el primer semestre del año pasado, el gobierno de Benito Juárez firmó un convenio con el ejido Alfredo V. Bonfil para el inicio de la regularización de al menos 107 colonias y entre las primeras acciones, era la de comenzar con la dotación de alumbrado público, mismo que hasta la fecha no se ha cumplido.

*** RECUADRO ***

* El pago del Derecho al Alumbrado Público (DAP) en Quintana Roo genera molestia y confusión entre ciudadanos, pues ha permitido en Benito Juárez utilizar los remanentes de este concepto para el pago de la concesión del alumbrado público de una forma poco clara desde 2017.

* La operación de las luminarias en Benito Juárez se ha convertido en un gran negocio para los gobiernos en turno y la empresa concesionaria.

* En la actualidad, solamente 21 estados del país y 48 por ciento de los municipios, entre ellos Benito Juárez, cobran el DAP.

* La CFE cobra el DAP para garantizar que el municipio le pague la luz que se le otorga, pues generalmente lo que se recauda por alumbrado público es menor a lo que se factura al municipio.

* El cobro se autorizó mediante un convenio entre el Ayuntamiento y la CFE, por eso a todos en cada uno de los recibos del servicio de energía eléctrica se retiene el DAP.

* El alumbrado público es, junto a la recolección de la basura, el agua potable, algunos de los servicios municipales que se encuentran concesionados en Benito Juárez por las autoridades.

Galería

??
??
??
??
??