Una encuesta de finales del 2020 indicaba que una de cada diez personas en ese país había sufrido abusos sexuales en la infancia en el seno de la familia

AGENCIAS

PARÍS.- Más de 80 mil personas en Francia han respondido a una campaña en las redes sociales destinada a arrojar luz sobre el problema del abuso sexual en el seno de las familias.

La campaña, con el hashtag #MeTooInceste (inspirada en el movimiento #MeToo) fue iniciada el pasado fin de semana por NousToutes, una organización que lucha contra la violencia sexual en Francia.

El término incesto se utiliza en francés para referirse al abuso sexual por parte de familiares, incluyendo aquellos que no tienen relación sanguínea.

Esto sucede tras las acusaciones contra un prominente comentarista político, Olivier Duhamel, que ha sido acusado por su hijastra de abusar de su hermano gemelo hace 30 años.

La razón por la que las acusaciones contra Duhamel han tenido tal impacto se debe en parte a que el relato que su hijastra Camille Kouchner realiza en su libro La familia grande, donde describe no sólo el supuesto comportamiento en sí, sino la cultura del secretismo que, según ella, rodeaba a la familia.

Históricamente, asegura, ha habido “una impunidad casi total en Francia” para los abusos familiares, y menos del 1% de los casos de violación de menores terminan en los tribunales.

El sexo con menores es ilegal, pero para probar los cargos más graves de violación o agresión sexual, incluso de un niño, es necesario demostrar que se utilizó violencia, amenaza, sorpresa o coacción.

Si el perpetrador es mucho mayor que la víctima, o está en una posición de autoridad, puede ser visto como coacción, pero no es algo automático. Esto significa que, legalmente hablando, se puede considerar que un niño de tan sólo 11 años ha consentido tener sexo con un adulto.

Los activistas han estado pidiendo durante mucho tiempo una edad legal de consentimiento, pero los repetidos intentos de cambiar la ley han fracasado hasta el momento.

Una encuesta realizada a finales del año pasado indicaba que, en Francia, una de cada diez personas había sufrido abusos sexuales en la infancia en el seno de la familia.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí