BOX, EL GRAN OLVIDADO: RICARDO DELGADO

0
75

Medallista de oro en boxeo en los Juegos Olímpicos de 1968 y radica desde hace 12 años en Cancún, olvidado por las autoridades deportivas

 

SALVADOR CANTO

 

“El boxeo no sólo es abrir un gimnasio, ponerle los guantes a un joven y subirlo a un ring para pelear, sino establecer un esquema real de enseñanza y la mayoría de los que yo conozco (entrenadores) no lo saben hacer, tal vez sí saben boxear, pero en su forma, sólo que no es la correcta porque se necesita mucha disciplina”, expresó el pugilista y medallista de oro en los Juegos Olímpicos de México en 1968 en peso mosca (48-51 kg), Ricardo Delgado Nogales, quien desde hace más de 12 años radica en la ciudad de Cancún.

En amena entrevista con El Despertador de Quintana Roo, explicó que en el tiempo que ha estado en Quintana Roo ha visto que hay muchos jóvenes que tienen “madera” para ser boxeadores, pero “lamentablemente alguien les habla al oído y les dicen que van a ganar mucho dinero y se pierden, no llegan a cumplir lo que pudo haber sido su sueño”.

“De eso es lo que no hay que hablar nunca, antes que empiecen a boxear tienen que entender que el box es hacer deporte, hacer defensa personal, aprender a pegar y a que no te peguen que es lo que hay que enseñarles y lo demás solito se va dando, pero si empiezan a decirles como lo hacen muchos entrenadores que van a ganar mucho dinero, eso no funciona porque no es cierto. Eso de ganar dinero en el box es más adelante, si quieren realmente hacer una carrera ahí, pero dependerá mucho de su calidad”, señaló.

El Picoso, como fue reconocido durante su amplia trayectoria profesional, dijo que las autoridades tampoco han puesto de su parte para hacer que el box sea apreciado por los jóvenes, ya que no hay espacios públicos adecuados y lo único que se encuentran son gimnasios privados en donde “o no tienen para pagar o si lo tienen, el proceso de enseñanza no es el correcto”.

Cabe decir que con el paso del tiempo y pese a su hazaña, la historia de Ricardo Delgado no ha sido valorada por las autoridades deportivas, pues lejos de darle el crédito que merece, se han olvidado de él.

 

—Profesor, ¿cómo lo está tratando la pandemia?

—Muy bien, estoy muy bien afortunadamente. Hasta ahorita no me ha pasado nada, estamos resguardados en casa.

 

—Una vez más, no le fue bien al boxeo mexicano en los recientes juegos olímpicos, ¿qué opina al respecto?

—Creo que entre los deportes el boxeo es muy difícil para llegar a una medalla, y entonces en esta ocasión se cumplió ese preceptivo, de hecho no hubo representación de Quintana Roo.

 

—¿Qué considera que falta?

—Yo creo que el boxeo se ha quedado un poco solo, no hay mucha promoción y es ahí en donde los jóvenes no van, no los invitan, o les cobran. En el boxeo hay que tener hambre y tener ganas.

 

—¿Cuántos años tiene viviendo en Cancún?

—Ya tengo más de 10 años viviendo por acá, ya soy quintanarroense. Aquí estamos viviendo bien a gusto.

 

—¿Qué significa ser medallista olímpico?

—Es un orgullo porque estoy representando a mi país, en mi caso fue en el box olímpico que es uno de los deportes más completos y más hermosos que existen.

 

—¿Qué hace actualmente Ricardo Delgado en medio de la pandemia?

—En estos momentos no hemos reactivado los proyectos, estoy a la espera de que se reanuden las clases en el colegio Kukulcán que es donde he estado trabajando para continuar haciendo lo que nos gusta. Estoy trabajando con algunos estudiantes de prepa que les gusta el boxeo y quieren aprender.

 

—Profesor, usted es uno de los escasos deportistas ganadores del oro olímpico en México. ¿Por qué piensa que los mexicanos nos olvidamos de nuestros medallistas?

—Yo creo que se debe a la historia deportiva de México. Está en relación con la mentalidad de las autoridades que no aprovechan a los medallistas, desaprovechan la experiencia que tenemos y que podemos transmitir a los jóvenes deportistas. Aquí estamos a la orden, pero las autoridades no voltean para acá. Al contrario, traen entrenadores de otros países y no apoyan a los boxeadores con lo necesario, aunque esto pasa en todos los deportes por igual.

 

—¿Qué es lo que pasa con el boxeo, a muchos jóvenes les gusta, pero no todos avanzan o dan ese paso importante como una carrera?

—Lo que pasa es que el boxeo en sí es un deporte muy fuerte, es un deporte en donde no cualquiera le entra, se necesita gente que sepa de box y que enseñe bien, que enseñe lo normal, lo que es el boxeo técnico. Si van al gimnasio y les ponen a pegarle al costal, a la pera y que brinquen la cuerda y ya, y eso lo repiten y repiten pero no les enseñan porque no hay entrenadores buenos y eso es difícil. Entonces, lo que se necesita hacer es establecer un plan de trabajo, hablar con ellos (aspirantes), estar con ellos ahí trabajando.

 

—Desde su óptica, ¿hay entrenadores preparados para afrontar estos retos en Quintana Roo?

—La verdad no hay con esa capacidad y entendimiento, hay unos a los que les gusta enseñar pero tampoco saben hacerlo correctamente. Los que están saben algunas cosas pero están muy limitados porque hay muchas cosas que se tienen que enseñar en el boxeo como son la parada básica, caminar, pegar, que no me peguen, la distancia, hay que aprender a caminar, a trotar, a brincar, a correr, a atacar y todo eso hay que enseñarlo de manera correcta. Deportivamente, el boxeo en Quintana Roo está en una situación difícil.

 

—¿Se necesita mucha disciplina?

—Claro que sí, es un proceso fuerte y una disciplina al 100%, pero nos encontramos también con que son muy flojos los chavos y luego a veces no les gusta porque son golpes y cuando empiezan a recibirlos, claro que al principio es enseñarles la parte básica, caminar por derecha, por izquierda, para delante, para atrás, hacer cinta, poner la guardia y como cualquier otro deporte. Pero ya cuando empiezan a los dos o tres meses a darse golpes, también ya esto depende los entrenadores porque algunos los suben con mucha caña y se den golpes y ese no es el chiste, el chiste es que empiecen a entrenar, a hacer guardia con guantes pero muy calmado. Todo tiene que ser paso a paso.

 

—¿Qué pasa en los gimnasios en donde se anuncia la enseñanza del boxeo?

—Deportivamente estamos en una situación difícil, han abierto muchos gimnasios en los últimos años, pero como te comento, no hay quien enseñe correctamente, la mayoría de los que yo conozco no saben enseñar ni tienen ese entendimiento, tal vez saben boxear, pero en su forma, pero el boxeo es un deporte fuerte, disciplinado, tienen que tener estilo, entradas, salidas. Estamos esperando que haya alguien, algún lugar en donde ir a enseñar porque tampoco hay espacios públicos para ello.

 

—¿Qué pasa con los jóvenes que se involucran en el boxeo, pero dentro del proceso, alguien les “vende” la idea de que hay dinero de por medio para pelear?

—Pues si no están bien preparados, se frustra su carrera. Los jóvenes que les gusta el boxeo, deben de meterse como en el futbol, en el basquetbol o cualquier otro deporte, meterse y meterse hasta lograr algo, algún certificado, algún torneo antes de pensar en otra cosa. Hace falta promoverlos, que haya apoyo para el boxeo porque si bien hay muchos gimnasios, tienen que pagar y ese el gran problema de este deporte. La mayoría de la gente que entra al boxeo, es gente humilde, gente sin dinero y no tiene para pagar un gimnasio y por eso insisto que hay que promocionar al boxeo con buen sentido.

 

—¿Qué se necesita para ser campeón?

—Tener ganas, ser inteligente, aplicar bien la técnica, entrar, salir, girar, aprender a caminar, a mover el cuerpo. Hay que ser muy disciplinado y dentro de todo, también depende de la calidad del chavo.

 

—¿Hay jóvenes que pueden dar ese paso aquí en Cancún?

—Sí hay muchos chavos, lo que pasa es que no tienen para pagar el gimnasio o no encuentran uno público.  Sí hay muchos chavos fuertes, sólo que hay que educarlos y enseñarles correctamente lo que es la disciplina del boxeo. Yo me he topado con muchos jóvenes que tienen ese filin para subirse a un ring, tienen madera para ser boxeador, pero alguien les habla al oído y les dicen que van a ganar mucho dinero y se pierden. Eso es lo que no hay que hablar nunca, antes que empiecen a boxear, lo que tienen que entender que primero es hacer deporte, hacer defensa personal, aprender a pegar y a que no te peguen que es lo que hay que enseñarles y lo demás, solito se va dando, pero si empiezan a que van a ganar mucho dinero y así hay muchos entrenadores que les dicen eso y no es cierto. Eso de ganar dinero en el box, es más adelante si quieren realmente hacer una carrera ahí, pero dependerá mucho de su calidad.

 

*****

  • Ricardo Delgado Nogales (El Picoso), nació el 13 de julio de 1947 en la Ciudad de México.
  • Es el quinto deportista en la historia de México que ganó medalla de oro en unos juegos olímpicos.
  • Antes de las olimpiadas fue tricampeón nacional entre 1964 y 1966 perdiendo el cetro un año después, y pese a su impresionante palmarés que asombraba al mundo del amateurismo, los entrenadores polacos de la selección preolímpica mexicana, Enrique Nowara y Casimiro Mazek dudaban de su capacidad, por lo que le programaron dos peleas contra Roberto Cervantes, y “El Picoso” salió de los encordados con los brazos en alto.
  • Llegó a la cita olímpica con récord impresionante de 125 triunfos y cuatro derrotas: ante el cubano Luis Sessé, en la final de los Juegos Centrocaribeños San Juan 66, frente a Roberto Cervantes en la final nacional al año siguiente, contra el panameño Orlando Amores, y frente al polaco Olech, en un torneo con sede en Varsovia (1968).
  • El 26 de octubre de 1968 ingresó al Olimpo al agenciarse el oro en la categoría Mosca de México 68, al derrotar a Leo Rwabwo-gogo (Uganda), Brendon McArthy (Irlanda), Tetsuashi Nakamura (Japón), Santos de Oliveira (Brasil) y Arthur Olech (Polonia), en la Final.
  • Como profesional su carrera boxística no fue tan fructífera, obligándolo al retiro con 14 ganados, 12 derrotas y 5 empates.
  • A lo largo de los años ha recibido numerosos homenajes y reconocimientos.
  • Actualmente radica en Cancún y en un principio fue apoyado por Magaly Achach, cuando fungía como presidente municipal, quien autorizó su alta como preparador físico de Seguridad Pública.
  • En la gestión de Francisco Alor, como parte de una reestructuración, fue dado de baja con el argumento de que era ‘aviador’.
  • Palmarés: Campeón Nacional 1964-1966; Juegos Olímpicos, Oro en México 68; Juegos Panamericanos, Plata Winnipeg 67; Juegos Centroamericanos y del Caribe, Plata en San Juan 66; debutó en 1963 y se retiró en 1975 como profesional.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí