BASURA, DESASTRE AMBIENTAL Y MANZANA DE LA DISCORDIA

0
1

Transgrediendo acuerdos, el gobierno de Benito Juárez construye sin permiso la cuarta celda del relleno sanitario en la zona continental de Isla Mujeres; desechos al tope y escurrimiento de lixiviados al manto freático

SALVADOR CANTO

La indolencia e irresponsabilidad de las últimas administraciones municipales de Benito Juárez tienen al borde del colapso ambiental el actual relleno sanitario denominado “Centro Intermunicipal de Manejo Integral de Residuos Sólidos”, localizado en la parcela 196 de la Zona Continental de Isla Mujeres, inaugurado en el 2015 pero que desde sus primeros años presenta anomalías, debido a la mala conducción de quienes han tenido la operación a su cargo.

De hecho, ante la gravedad del asunto, el actual gobierno de Cancún que encabeza Mara Lezama Espinosa, a través del organismo descentralizado Solución Integral de Residuos Sólidos (Siresol) y Obras Públicas Municipales, comenzó la construcción urgente de una cuarta celda pese a no contar con los permisos correspondientes de Isla Mujeres, lo que derivó que autoridades de Ecología, Desarrollo Urbano y hasta Protección Civil de dicho municipio realizaran entre los días 15 y 19 de noviembre pasado sendas inspecciones y levantaran las respectivas actas correspondientes por dichas irregularidades y se está en espera de un análisis general para determinar si se procede a la clausura de dicho lugar.

Cancún genera al día poco más de mil 500 toneladas de basura contra 200 que junta diariamente Isla Mujeres y unos 400 que traen desde Puerto Morelos.

Fuentes oficiales de Isla Mujeres revelaron a El Despertador de Quintana Roo que el gobierno de Benito Juárez violenta gravemente las reglas ambientales e incluso de construcción del municipio, inicialmente por chapeo y desmonte, más lo que se vaya acumulando dentro de los reportes de las actas de cada una de las dependencias que ya hicieron inspección al predio.

En días pasados, la presidenta municipal de Isla Mujeres, Atenea Gómez Ricalde, puso el dedo en la llaga al remarcar que la zona continental prácticamente se ha convertido en los últimos 20 años en el “patio trasero” de Benito Juárez y ahora también de Puerto Morelos debido a que este ya es un municipio autónomo y como tal continúa usando el relleno sanitario para la disposición final de sus residuos sólidos sin que exista convenio alguno, aunado a que Cancún ha incumplido con su parte desde hace muchos años, pues no existe registro de los 200 mil pesos mensuales que estaban obligados a pagar por usufructo del basurero.

Y en medio de todo esto, mientras los gobiernos municipales han entrado en una ríspida controversia para que se cumplan las reglas y los acuerdos existentes en torno al tema del basurero, es bien sabido que empresas particulares que tienen la operación tanto de la recoja de los desechos como de la operatividad del relleno sanitario, mediante amañadas concesiones con una serie de candados financieros que impiden revocarlos, cada vez se hacen más ricos a costillas del erario.

Pese a ello, lo que han hecho las autoridades ante esta situación, particularmente de Benito Juárez, es mantener las concesiones con renovaciones paulatinas, para extenderlas y seguir enquistándolas en las finanzas públicas, aunque un gobierno se vaya y otro venga.

Construyen cuarta celda sin autorización

El excesivo uso de voladuras (explosivos) para perforar el terreno de lo que será la cuarta celda del actual relleno sanitario encendió los focos rojos del gobierno municipal de Isla Mujeres debido a las constantes quejas de propietarios de ranchos y viviendas ubicados en la zona continental del municipio.

En consecuencia, elementos de Protección Civil de Isla Mujeres acudieron en días pasados a efectuar una inspección al predio, donde se corroboró que ya fue abierta gran parte de la zanja que será habilitada para construir la nueva celda del basurero, pero el personal que ahí labora no presentó ningún permiso.

Ante ello, hicieron presencia también inspectores de Desarrollo Urbano y de Ecología de ese municipio, quienes verificaron que trabajadores del organismo  descentralizado Solución Integral de Residuos Sólidos (Siresol) y Obras Públicas Municipales de Benito Juárez ya hicieron el desmonte de cinco hectáreas, sin contar con los permisos de chapeo y desmonte que otorga Isla Mujeres.

Fuentes oficiales del gobierno isleño revelaron que, además, el personal que ahí trabaja no aplicó medidas preventivas y por tanto hay afectaciones a los recursos naturales y a la biodiversidad.

“Se observó el ingreso de lixiviados a la zona de trabajo de la cuarta celda, afectado directamente al suelo y subsuelo, ya que todavía no hay geomembrana; estos líquidos provienen de la celda tres que está pegada al predio en donde se pretende hacer el nuevo depósito de la basura”, afirmó una de las fuentes.

A pregunta concreta de El Despertador de Quintana Roo, respecto a las condiciones actuales de los espacios del basurero que están en uso, los informantes y expertos en el tema ambiental sostuvieron: “están hasta el tope, afortunadamente aún las pilas de oxigenación están trabajando, pero están por colapsar, al igual que los canales perimetrales; de hecho por uno de estos canales es en donde se pudo observar escurrimiento de los lixiviados al área de la nueva celda, pero cuando nosotros hicimos esa observación de inmediato la gente de Siresol mandó a obstruir la salida de los escurrimientos con piedras y un poco de basura, para tratar de tapar el grave error que ya cometieron”.

Cabe señalar que estos trabajos de la cuarta celda se están llevando a cabo pese a que la presidenta de Isla Mujeres, Atenea Gómez Ricalde, se negó a autorizarla hasta que se aclarara el tema de los convenios, pero a pesar de ello las autoridades de Benito Juárez hicieron caso omiso, violando con ello los reglamentos municipales, escudados en una supuesta anuencia del secretario estatal de Ecología, Efraín Villanueva Arcos.

Exige Isla Mujeres cumplir acuerdos

La presidenta municipal de Isla Mujeres, Atenea Gómez Ricalde, dejó en claro que ya es momento de que la ínsula deje de ser el “patio trasero” de los municipios de la zona norte, particularmente de Benito Juárez y Puerto Morelos.

“Hemos sido por muchos años el sitio de depósito de la basura de Benito Juárez y ahora de Puerto Morelos, situación que debe cambiar”, expresó la alcaldesa en días pasados.

Sostuvo que ya comenzaron los trabajos para buscar, por la vía legal, revisar la situación de Puerto Morelos, que también utiliza el relleno sanitario en la zona continental sin que exista convenio alguno con ellos, aunado a que Cancún lo incumple desde hace muchos años.

La primera edil mencionó que el convenio firmado entre Benito Juárez e Isla Mujeres en 2012 era por tres celdas sanitarias, la última de las cuales está a punto de saturarse y que la construcción de una cuarta celda requiere la firma de un nuevo convenio que hasta ahora no se ha llevado a cabo.

No obstante, comentó que corresponde a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), evaluar las condiciones ambientales y determinar si Isla Mujeres efectivamente puede soportar una nueva celda sanitaria, sin riesgo de contaminación para su manto freático.

De igual manera, Gómez Ricalde afirmó que la zona continental tiene el segundo mayor crecimiento en el estado, y como autoridad municipal “tengo la obligación de velar por el futuro de su territorio y su gente, sin importar que las administraciones anteriores no lo hicieron a lo largo de cinco años”.

Cabe señalar que como parte del convenio firmado entre Benito Juárez e Isla Mujeres, Cancún debía pagar 200 mil pesos mensuales, los cuales han sido aportados de forma esporádica, además de existir unas reglas de operación que no se han cumplido y eso automáticamente por la vía legal invalida cualquier acuerdo.

Resaltó que al contrastar la cantidad de desechos sólidos que deposita Isla Mujeres con los de Benito Juárez “no es equiparable la contraprestación en comparación al daño ambiental generado”.

Destacó que el actual relleno sanitario también recibe la basura de Puerto Morelos, que en 2012 era parte de Benito Juárez, pero que hoy es un tercer municipio, que no reporta cuántas toneladas de basura deposita.

“Puerto Morelos ya no es una delegación, hoy cuentan con maneras para resolver el manejo y disposición final de sus residuos sólidos porque Isla Mujeres los ayudó por muchos años”, sostuvo.

Finalmente, advirtió que de no llegarse a un acuerdo “cada municipio tendrá que encontrar solución a sus residuos sólidos”.

Proyecto “Ciudad Mujeres”, opacado por los basureros

Para ejidatarios de Isla Mujeres, los basureros han sido un lastre para el crecimiento ordenado de la Zona Continental que tiene un Plan de Desarrollo Urbano (PDU) con vigencia para 23 años y del cual a 10 años de su aprobación, únicamente se ha aprovechado cuando mucho el 15%, principalmente en la parte turística, pues en el área urbana todo está frenado.

“Desde 1994, es decir, desde hace 27 años por cuestiones políticas hemos sido receptores de la basura de Cancún y ahora también de Puerto Morelos, sin que a nosotros los ejidatarios nos genere un beneficio”, explicó uno de los directivos del núcleo agrario consultado por El Despertador de Quintana Roo.

Remarcó que en toda esta problemática el único ganador es Benito Juárez, que no ha dejado de crecer y por el contrario “nosotros tenemos frenado el proyecto Ciudad Mujeres, no contamos con zonas residenciales y tampoco plazas comerciales, pese a estar contempladas adentro del PDU”.

Afirmó que varios inversionistas se han acercado al ejido para buscar desde 300 hasta 500 hectáreas para desarrollos residenciales o plazas comerciales, pero al hacer un recorrido por la zona se echan para atrás por el tema de los basureros, lo que les ha degradado el valor de la tierra, además porque el manto freático ya está muy contaminado.

Añadió que el actual Centro Intermunicipal de Manejo Integral de Residuos Sólidos está a 2.5 kilómetros de la llamada Ciudad Militar y a la misma distancia de al menos 15 colonias populares que ya están establecidas en la periferia.

“Ahí por ejemplo ya existe un serio problema ambiental, porque en las inmediaciones de las viviendas establecidas en esas colonias pululan los zopilotes que son una fauna que genera la cercanía del basurero”, indicó.

De igual forma, deploró que hasta hoy el ejido no tiene una compensación (saneamiento ambiental) por la afectación a las parcelas aledañas a causa del basurero, aunado a que unas 10 mil hectáreas están condenadas a quedar degradadas de su valor por el impacto negativo de todos los basureros que se han tenido, que son El Porvenir, Sufre y Calla, el de la parcela 1113 (enfrente de Villas Otoch) y el actual, localizado en la parcela 196.

Rellenos sanitarios han violado leyes ambientales

Desde la administración de Mario Villanueva Madrid hasta la fecha, la Zona Continental de Isla Mujeres ha tenido cuatro rellenos sanitarios, uno de ellos aún en funciones y tres más “clausurados”, pero sin atención de las autoridades.

De hecho, se violan todos los instrumentos de regulación y control ambiental, llámese Ordenamiento Ecológico, Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente, Normas Oficiales Mexicanas 059 que regula las especies en estatus de protección, NOM-022 que protege los manglares, Ley de Vida Silvestre que prohíbe el deterioro de los manglares, Ley de Aguas Nacionales que prohíbe la contaminación por aguas residuales, Reglamento de Gestión Municipal que prohíbe tiraderos a cielo abierto y vertimiento de aguas residuales al suelo, decretos de área naturales protegidas creadas para hacer un manejo efectivo con una buena administración, entre otras cosas.

En la actualidad, son cientos de familias las que respiran el metano que procede de los rellenos sanitarios, tanto los clausurados como el que está en funciones, en una situación que, además, genera otra problemática de contaminación al subsuelo por el escurrimiento de los lixiviados.

Uno de los casos que han sido denunciados por El Despertador de Quintana Roo es el que se registra con el basurero norte, conocido también como “Sufre y Calla” que fue clausurado en el 2005 y se le concesionó a una empresa particular para la extracción del gas metano y con ello generar energía eléctrica, lo cual jamás logró concretar.

A unos metros de dicho basurero se encuentra una celda emergente creada durante la administración de Juan Ignacio García Zalvidea (2002-2005) que fue cuando ocurrieron las llamadas “contingencias por la basura”, pues la empresa Triturados Basálticos SA (Tribasa) tenía problemas con el gobierno para el manejo del relleno sanitario “Sufre y Calla”, por cuestiones de recursos.

Dicho basurero emergente, también localizado en la Zona Continental de Isla Mujeres, posteriormente lo operó Tribasa tras llegar a un arreglo con el gobierno y fue cuando se anunció que se clausuraría el “Sufre y Calla”.

Además, para ese entonces ya estaban en pláticas con el ejido Isla Mujeres para la adquisición de un nuevo predio para la construcción de otro relleno sanitario y en asamblea ejidal, se acordó la comercialización de la parcela 1113, que es como se le llamó también al relleno sanitario que ahí se construyó.

Sin embargo, este basurero quedó más cerca de la mancha urbana tanto de Ciudad Mujeres como de Benito Juárez, particularmente de fraccionamientos como Azul Bonampak, Villas Otoch, Villas del Mar, así como de la región 227 y colonias irregulares de la zona continental.

Por ello, en abril del 2013, las autoridades clausuraron dicho basurero debido a que ya habían adquirido dentro de la misma Zona Continental de Isla Mujeres el predio de la parcela 196, que era propiedad de un ejidatario que para ese entonces fungía también como regidor de Isla Mujeres y ahí fue donde se construyó el Centro Intermunicipal de Manejo Integral de Residuos Sólidos, que cuando se inauguró se le bautizó como “Juan San Martín”.

En la actualidad este basurero, hecho durante la gestión de Roberto Borge en la gubernatura y de Julián Ricalde en la presidencia municipal de Cancún, es donde se depositan los desechos de tres municipios, que son Benito Juárez, Isla Mujeres y Puerto Morelos, y que hoy está a punto del colapso ambiental.

La basura, un gran negocio para Benito Juárez

Tanto la recolección como la disposición final de la basura están concesionadas por el gobierno municipal de Benito Juárez, lo que se ha convertido en un próspero negocio para los gobiernos en turno.

Y es que entregar estos servicios a particulares no ha sido garantía de un mejor trabajo, pero a estos sí les ha garantizado relaciones comerciales longevas que les ha permitido extender el gran negocio.

El organismo  descentralizado Siresol tiene el control de operación del relleno sanitario, pero según el contrato de concesión del Ayuntamiento de Benito Juárez es la empresa Promotora Inmobiliaria Mahahual SA de CV (Pimsa), vinculada a un medio de comunicación peninsular, la que tiene el acuerdo para la separación de los desechos.

A este pingüe negocio también se sumó el expresidente municipal interino (2004-2005) Carlos Canabal Ruiz, con su empresa Inteligencia México SA de CV, que hasta el año pasado era la encargada de la recolección de desechos en este polo turístico.

La entrada de Inteligencia México fue avalada por la administración de Remberto Estrada Barba, así como por el Congreso del Estado durante la gestión del gobernador Roberto Borge Angulo.

La empresa se había hecho de una concesión por 20 años. Entre las irregularidades del “ventajoso contrato”, como lo definió el Observatorio de Quintana Roo –integrado por cámaras empresariales y colegios de profesionistas–, destaca que recibió atribuciones que son competencia exclusiva del municipio, como “el cobro por la colocación de contenedores de basura en locales comerciales”.

En este escenario de desventaja, el Observatorio acusó que en 2020 se le asignó una ampliación de cien millones de pesos, en un proceso que consideró opaco e irregular.

Finalmente, hasta que el año pasado se registró un caos en el tema de la recoja de la basura, con montones de desechos acumulados en las calles de todo Cancún, el gobierno municipal en turno intervino a dicha empresa y en su lugar entró Red Ambiental –registrada con el nombre Red Recolector S.A de C.V., propiedad del empresario Horacio Guerra Marroquín, con sede en San Pedro Garza García, Nuevo León–, primero por 90 días y recientemente le fue extendida la concesión, a un precio mucho mayor para hacer el mismo trabajo sin que este siga siendo el óptimo, debido a que en muchas zonas de la ciudad, la cual genera poco más de mil 500 toneladas de basura al día, continúa la problemática de acumulación de desechos.

Isla Mujeres ya no debe ser el basurero de Cancún

Para Jesús Cahum Mex, presidente del Comité de Vigilancia y Educación Ambiental “Río Chacmuchuch”, urge que Benito Juárez se haga cargo de su propia basura y ya deje de contaminar la Zona Continental isleña porque “ellos han sido los únicos beneficiados”.

Agregó que “siempre han incumplido los acuerdos y un ejemplo claro de esta problemática es que hoy los rellenos sanitarios son una fuente grave de contaminación”.

A manera de ejemplo, mencionó que en el relleno sanitario “Sufre y Calla”, que está cerrado desde el 2005, hasta la fecha por todos los rincones de la montaña de basura compactada escurren cientos de litros de lixiviados diariamente, que se van directo al subsuelo y ninguna autoridad ambiental ha hecho algo al respecto.

Mencionó que desde el 2018 interpusieron dos demandas, una ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y otra ante la Procuraduría de Protección al Ambiente (PPA), pero ambas dependencias han hecho caso omiso pese a la gravedad del asunto.

Lo peor de todo, es que todos estos lixiviados se dirigen de manera directa a los ríos subterráneos y desembocan en la de por sí agonizante y ya contaminada laguna Chachmuchuch, que forma parte del Área Natural Protegida Laguna Chacmochuch y Laguna Manatí, adheridas a la Reserva de la Biosfera del Caribe Mexicano.

“Tan sólo en la parte colindante tenemos un grave problema de basureros clandestinos, en donde gente sin escrúpulos todos días arroja basura en el camino a la Laguna Manatí y las autoridades de Benito Juárez lo solapan, lo que refleja el nulo interés del gobierno en atender su responsabilidad”, acotó.

GALERÍA