Australia no se disculpará con Djokovic; piden recibirlo como héroe

En el Gobierno australiano defienden las reglas. Aunado, dicen en otro sector, que si se niega a vacunar no se le debe permitir el ingreso al país. Por su parte, el papá del jugador dice que en Serbia le deberían de darle la bienvenida que se merece

La ministra de Interior de Australia, Karen Andrews, señaló que el gobierno no pensaba ofrecer «ninguna disculpa» por proteger la frontera, luego de que a Novak Djokovic se le cancelara el visado de entrada al país.

Todos los participantes del Abierto de Australia, que comienza el 17 de enero, deben estar vacunados contra el covid-19 o disponer de una exención otorgada por dos comités de expertos independientes.

En declaraciones a la cadena australiana Channel Nine, el jefe del torneo, Craig Tiley, aseguró que 26 personas de los casi tres mil jugadores y personal técnico que viajaban a Australia para la competición habían pedido una derogación, pero solo un puñado la consiguió.

Tiley aseguró que Djokovic no recibió «favores especiales» y le instó a revelar la razón de su permiso médico. «Sería realmente útil si Novak explica las condiciones por las que ha pedido y obtenido una exención médica», dijo.

Una de las condiciones que permitían la entrada sin vacuna es que el aspirante hubiera tenido covid-19 en los últimos seis meses. No está claro que este sea el caso de Djokovic.

Poco antes de conocerse la cancelación del visado de Djokovic, el presidente serbio Aleksandar Vucic acusó a las autoridades australianas de «maltrato» al número uno del tenis mundial.

Toda Serbia está con él y nuestras autoridades están estudiando todas las medidas para que este maltrato al mejor jugador de tenis del mundo acabe cuanto antes», dijo en un mensaje en Instagram.

El padre del tenista, Srdjan Djokovic, pidió en la misma red social un recibimiento propio de héroe a su regreso a Serbia. «Nuestro orgullo, nuestro Novak está regresando… ¡todos deberíamos darle la bienvenida que se merece!», escribió.

Previamente, había asegurado que su hijo llevaba «cautivo cinco horas» en Melbourne y aseguró que estaban en «una lucha por la libertad en el mundo, no es solo una lucha por Novak».

«LAS REGLAS SON LAS REGLAS»

El primer ministro australiano, Scott Morrison, defendió que el estricto control fronterizo del país había sido vital para mantener un bajo balance de decesos por el covid.

Las reglas son las reglas, especialmente cuando se trata de nuestras fronteras (…) Nadie está por encima de las reglas», aseguró Morrison, que previamente había advertido que si el serbio no motivaba la exención recibida estaría «en el próximo avión de regreso» a casa.

La decisión de autorizar la entrada de Djokovic había provocado indignación en Australia, cuyos residentes han estado sometidos a importantes restricciones, confinamientos y cierres fronterizos durante gran parte de los últimos dos años.

El médico Stephen Parnis, exvicepresidente de la Asociación Médica Australiana, dijo que la decisión transmite un mensaje negativo a las personas que luchan contra la propagación de covid-19.

No me importa qué tan buen tenista es. Si él se niega a vacunarse, no debe permitirse su ingreso«, sostuvo Parnis en Twitter.

Djokovic expresó su oposición a la vacuna contra el coronavirus en abril de 2020, cuando se planteó que podría ser obligatoria para reanudar los torneos.

«Personalmente no soy provacuna», declaró entonces Djokovic. «No quisiera que alguien me obligue a estar vacunado para poder viajar». (Excelsior)