Aumentan precios, bajan salarios

0
21

Costo de la vida, canasta básica y servicios se vuelven inalcanzables; el lento proceso de reactivación económica, insuficiente para paliar el cierre de negocios y la pérdida de fuentes de empleo, situación agravada por un repunte de la inflación superior a lo previsto

SALVADOR CANTO

La pandemia por COVID-19 no sólo ha provocado una imperante pérdida de empleos en Quintana Roo derivada de la falta de turismo que es el único motor de la economía, sino que, además, de manera paulatina también genera un incremento en el precio de los productos de la canasta básica y de múltiples servicios ante la baja del poder adquisitivo de quienes han logrado mantener su trabajo, aunque con ingresos muy por debajo de lo que percibían hasta antes del problema sanitario.

[Best_Wordpress_Gallery id=”230″ gal_title=”20201018-Reportaje”]

Pero además existen ya decenas de negocios en todo el estado que han tomado la decisión de cerrar sus puertas ante lo complicado de la situación, y uno de los municipios que más se ha visto impactado con ello es Benito Juárez.

Rafael Ortega

Rafael Ortega Ramírez, presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (Canaco-Servytur) de Cancún, advirtió que en la ciudad, entre dos y tres de cada 10 Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) han cerrado o están en fase de hacerlo definitivamente antes de finalizar el año a causa de la pandemia, pues a pesar de una reactivación que ha comenzado a darse, ésta es lenta y hasta la fecha no han encontrado la forma de poder afrontar sus gastos.

En entrevista con El Despertador de Quintana Roo dijo que con base en información de los propios agremiados (que son alrededor de 4 mil 300), lo más probable es que muchos no puedan seguir funcionando hasta diciembre, en virtud de los problemas económicos generados por el COVID-19.

Aunque señaló que algunos ya ven una ligera reactivación económica, “todos aún tienen deudas y gastos, y muchos no los pueden cubrir con las ventas que son muy bajas, además de que conseguir créditos en estos momentos ha sido más que complicado”.

Por su parte, el asesor financiero Rafael del Moral González advirtió que como consecuencia de la pandemia, la inflación en México ha crecido por arriba del 4%, lo cual es peligroso y preocupante porque eso se refleja en los estados y Quintana Roo en lo particular, será uno de los que más padecerá esta situación.

Rafael del Moral

Está pasando algo no deseable, la inflación está creciendo más allá de lo que esperaba el gobierno federal, andamos arriba del 4%, cuando lo pensado era que llegaría máximo al 3% y andar arriba del 4% es peligroso y preocupante y lo estamos viendo en las cuentas del súper, la baja del poder adquisitivo derivado de la pérdidas de empleos y el salario inferior de la gente que ha podido conservar sus trabajos”, explicó el también extitular de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) en Quintana Roo.

De hecho, el Banco Mundial estima que la economía de México caerá 6 por ciento al finalizar el 2020 debido al impacto de la pandemia de COVID-19, vislumbrando una recuperación del 2.5 por ciento en el 2021 y 2022, según una actualización de sus expectativas sobre las economías de América Latina y el Caribe.

La baja de turismo afecta al estado

El gobernador Carlos Joaquín González apuntó en su momento que se perdieron poco más de 100 mil empleos en la entidad, lo que representó casi el 30% de todos los empleos que el estado tenía, pese a que se estableció un plan de unidad desde el punto de vista empresarial para poder mantener la mayor cantidad de ellos, pero “prácticamente fue imposible lograrlo”, dijo.

Lo anterior –señaló–, porque somos un estado dependiente del turismo y cualquier tema que afecte la llegada de visitantes, indudablemente tiene un impacto en la economía del Estado.

Expertos en temas financieros como Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA México, explica que sin duda el turismo y esparcimiento son las actividades más afectadas por la crisis sanitaria y económica con un desplome de -46.7% durante el segundo trimestre de 2020.

Añade que la industria de alojamiento temporal también presentó una caída de -39.6%; y en ese sentido, el experto comentó que si bien hay un proceso de recuperación, éste será lento y tardaría entre dos y tres años en volver a levantarse.

Ante ello, pronosticó que los estados que más tardarán en recuperarse son los que dependen del turismo como es el caso de Quintana Roo.

Si bien el último reporte del Índice de Competitividad Estatal 2020 que presentó el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), clasificó a Quintana Roo en el primer lugar en PIB turístico a nivel nacional, también en flujo de pasajeros internacionales, en otros subíndices decayó por la situación de emergencia sanitaria, como en inversión extranjera directa al colocarlo en el peldaño 18 nacional y en innovación en el 27.

En plena crisis la canasta básica aumenta

Con base en la actualización más reciente del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) en septiembre, la línea de pobreza extrema por ingresos (canasta alimentaria) cerró en mil 671.38 pesos contra mil 561.34 pesos del mismo mes del año pasado en las ciudades; mientras que en la zona rural fue de mil 202.05, cuando hace un año estaba en mil 105.39 pesos.

Es decir, en un año el precio de la canasta alimentaria incrementó en un 7% (110 pesos) en la zona urbana y 8.7% (96 pesos) en el área rural, complicando la situación en alrededor de 250 mil hogares de Quintana Roo que desde hace varios años tienen problemas de alimentación, de acuerdo a informes oficiales.

En ese informe del Consejo se explica que dicho aumento en la canasta alimentaria fue del doble de lo que se tuvo en Inflación (aumento generalizado de precios) anual, que cerró en 4%, lo que se traduce que por cada punto que sube la inflación, la canasta alimentaria subió dos.

El Coneval resalta que las líneas de pobreza por ingresos, tienen como propósito contar con un referente monetario para comparar el ingreso de los hogares con el valor de una canasta de consumo básico, y así valorar el estado de carencia o no en que viven los hogares mexicanos en el espacio de bienestar económico.

Crecimiento de la inflación es peligroso

Rafael del Moral González, asesor financiero y es titular de la Condusef en Quintana Roo, consideró que está pasando algo no deseable con el tema de la inflación, la cual está creciendo por arriba del 4% que es más de lo que esperaba el gobierno federal que estimaba llegar a un máximo del 3%.

Andar arriba del 4% es peligroso y preocupante y lo estamos viendo en las cuentas del súper, con los precios de la gasolina que, de hecho, el incremento en los precios de este combustible de algún modo es uno de los factores que causan que se incrementen los costos en general de los productos que muchas veces son traídos del centro y norte del país y eso hace que cuando lleguen con nosotros sean más caros”, comentó.

Comentó que a raíz del surgimiento de la pandemia por COVID-19 en el mundo “nos vimos afectados y particularmente los mexicanos por la suspensión desde marzo de las actividades en general y esto orilló a que muchísimos perdieran su trabajo, algunos cobraran la mitad o una parte de lo que cobraban antes y solo algunos cuantos lograron mantener su trabajo dependiendo de las posibilidades de la empresa”.

Sin embargo, fue claro al exponer que “hemos tenido algunos beneficios en estos meses como el trabajo de la banca como el diferimiento de los pagos en cuanto a créditos porque era evidente que no se iban a poder pagar en cuatro o seis meses”.

Pese a este “apoyo” de la banca, Del Moral González aclaró que “lamentablemente estos cuatro o seis meses ya pasaron y si bien algunas personas ya recuperaron su trabajo y otros que no lo perdieron siguen, también hay un porcentaje importante que podría ser un 20 o 30% de la gente que aún no ha recuperado su trabajo y no se ve que lo vaya a recuperar pronto porque aunque ya comenzó a recuperarse la economía, eso se va a llevar dos o tres años en lo que lo que volvemos al estatus anterior y por eso me atrevo a decir que el panorama en estos momentos es de incertidumbre porque la recuperación está dándose despacito y se va a tardar mucho”.

A pregunta concreta sobre lo que podría darse en los próximos meses, el entrevistado dijo: “que las personas que no han podido reinstalarse en su trabajo o que ganan menos de lo que percibían antes, caigan en mora porque ese plazo que dieron los bancos ya se venció y en algunos casos se está venciendo y van a tener que renegociar precisamente los adeudos, pudiendo darse varios caos en los que pueda darse una reestructuración suficiente, pero también habrá otros que van a ir a cartera vencida por consecuencia para la institución financiera con pérdidas, pero por otro lado lo más importante y lamentable para el ciudadano es que no va a poder pagar y a lo mejor va a perder su equipo, mobiliario, su auto, su casa o bien, no va a poder tener la liquidez para afrontar los gastos diarios de comida, renta, agua, luz, teléfono y demás como la escuela de los hijos”.

Finalmente, expuso que “hay que ser realistas, estamos en un ambiente difícil que si bien vemos con optimismo la recuperación, pero hay que reconocer que esto va a ser lento y nos va a llevar no solo meses, sino años en volver al estatus del 2019”.

Inminente cierre de negocios

Rafael Ortega Ramírez, dirigente de la Canaco-Servytur en Cancún, dijo que a pesar del esfuerzo que han hecho como organismo para permitir que los empresarios-comerciantes puedan salir adelante de esta crisis, como es gestionar y obtener créditos a través del Fondo de Financiamiento de Quintana Roo (Fofinqroo), de los que se han entregado varios, la situación ha sido más que complicada para el sector.

El panorama es complicado porque la verdad en medio de la pandemia que aún no pasa, han llegado tormentas y recientemente un huracán que si bien no fue tan fuerte como se esperaba, el sector sí resiente las afectaciones en cuanto al tema de sus ventas”, señaló.

En ese contexto, puntualizó que “nosotros creemos que varios negocios van a tener que cerrar y esperamos que no sean tantos, pero por lo menos de dos a tres de cada 10 que tenemos en Quintana Roo han cerrado y otros cerrarán de aquí a diciembre o hasta que encuentren una vacuna o medicamento contra el COVID-19 que permita que se pueda trabajar con libertad”.

En medio de todo esto, el también presidente del organismo “La Fuerza del Consumidor”, dijo que es evidente que existe un serio problema por el tema del incremento de los precios de la canasta básica, pues esas empresas tan grandes como los supermercados tienen la costumbre de ir mediando sus utilidades.

Ellos lo que hacen es decir que tienen que tener utilidades finales de tantos millones diarios y encuentran la manera de hacerlo y en este caso lo que hacen es suprimir las ofertas y precios de descuentos que tenían y eso hace que el precio del producto sea más caro”, explicó.

Por ello, comentó que “nosotros lo que siempre hemos dicho es que la culpa no la tienen ellos, porque siempre han sido ‘gandallas’, pero nosotros tenemos la culpa porque aunque estén sube y sube los precios, nosotros estamos compre y compre y mientras nosotros los consumidores no regulemos las compras de mercado, el gran productor o gran distribuidor no lo van a hacer porque ellos están acostumbrados a ese tipo de ganancias”.

En este punto, Ortega Ramírez que además es consejero ciudadano de la Profeco, dijo que “aquí hay algo muy importante que le da la oportunidad a los consumidores, pues antes la Procuraduría Federal del Consumidor podría actuar por denuncia y ahora ya puede tomar acciones directas si encuentra que se está incumpliendo la ley, pero además, nosotros ya estamos trabajando para poder obligar a estas grandes cadenas a tener precios más razonables”.

La economía no está para cargar con más problemas

Para los hoteleros de la zona centro de la ciudad de Cancún, hoy en día “vivimos para sobrevivir, no para mejorar” y eso se refleja por la baja que existe en la economía.

Durante varios años, uno de los problemas que han enfrentado los pequeños hoteles es el plan Todo Incluido (All Inclusive), que ha afectado a los centros de hospedaje del centro que principalmente captan a turismo nacional y regional.

Juan Carrillo Padilla

Juan Carrillo Padilla, uno de los hoteleros del centro, sostiene en un comentario que subió a sus redes sociales que ahora con la pandemia pasan por momentos complicados y afirma: “los hoteleros del centro y los pequeños comerciantes estamos muy preocupados, estamos con las puertas abiertas, después de casi 6 meses de estar cerrados, aguantando la planta laboral, terminando descapitalizados por tan largo tiempo pagando sueldos y ahora la ocupación es casi nula, pero motivo para multas no faltan, lo cual demuestra que era mejor tener cerrado que abierto”.

En otro post hace referencia a que la economía actual de México no está para cargar con más problemas, ante la posibilidad de que inmigrantes, principalmente de Centroamérica que al no poder pasar a Estados Unidos, se diseminen por todo el país sin ningún tipo de medidas sanitarias, con lo que se corre el riesgo de una mayor propagación del COVID-19.

Incremento en gasolina, otro golpe

El aumento del combustible en plena pandemia por COVID-19 ha complicado aún más la recuperación económica en Quintana Roo, pues ese ha sido uno de los factores para que productos de la canasta básica también suban de precio.

El incremento del precio en el combustible, de algún modo es uno de los factores que causan que aumenten el costo de los productos de la canasta básica que hay que traerlos de otras partes, aunado a que aquí tenemos la autopista más cara de la región”, explicó Rodrigo Chávez, trailero de la Central de Productores de Cancún.

La gasolina aumenta porque el IEPS (Impuesto Especial sobre Producción y Servicios) está al tope, ha ido aumentando en todo este tiempo y seguramente subirá más por las necesidades del gobierno por tantos programas sociales que tiene y necesita recursos por todos lados, aunque eso implique problemas para más familias”, opinó Marcelino Garrido, taxista de Cancún.

Cabe señalar que a pesar de que el Gobierno Federal y la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP) no propusieron nuevos impuestos para el próximo año 2021, para mejorar la recaudación fiscal están proponiendo la creación de una “Cuota Complementaria” al IEPS de las gasolinas que ajuste la ganancia cuando las ventas bajen o cuando el precio del petróleo baje, lo que significaría una afectación mayor para las familias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí