AGENCIAS

MÉXICO.- Los atletas mexicanos que participen en los Juegos Olímpicos de Tokio tendrán una garantía de 97% de efectividad contra el coronavirus, aunque ese 3% restante es una trampa que, conducida por el exceso de confianza, puede hacer que aún se contagien de una enfermedad que ataca principalmente a los músculos, señalan expertos médicos.

Fue el 18 de marzo cuando la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) empezó a vacunar a los deportistas mexicanos con posibilidades de ir a Tokio 2020, concentrados en el Centro Nacional de Desarrollo de Talentos y Alto Rendimiento (CNAR) de la Ciudad de México.

En esa primera jornada fueron vacunados 51 atletas y 44 miembros de equipos multidisciplinarios. La vacuna elegida fue la rusa Sputnik V, que en ese momento presumía un 91.6% de efectividad; un mes después, estudios científicos demuestran que su porcentaje real es de 97.6 luego de un seguimiento a más de 3.8 millones de personas, informó el Fondo de Inversión Directa de Rusia (RDIF).

Además de ellos, Conade vacunó por primera vez a un segundo grupo de 80 personas entre atletas y entrenadores el 1 de abril, aunque ellos son los únicos que han recibido la marca Pfizer, que otorga una inmunidad del 95%.

El 13 de abril recibieron su primera dosis un grupo de futbolistas de la selección mexicana sub 23, así como el cuerpo técnico encabezado por Jaime Lozano, mientras que el 14 de abril le correspondió a un tercer grupo de 60 personas entre atletas y entrenadores de otras disciplinas.

Estos dos grupos volvieron a recibir la Sputnik V y, de acuerdo con Conade, recibirán su segunda dosis antes del 10 de mayo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí