Ante crisis de petróleo, EEUU corteja a Maduro

0
17

Situación insólita, consecuencia del difícil panorama mundial originado por la invasión a Ucrania; prohíbe Biden importación del crudo de Rusia

AGENCIAS

WASHINGTON. Estados Unidos busca apoyo internacional para prohibir la importación de petróleo ruso, mientras busca alternativas para garantizar la seguridad energética, como el de Venezuela.

Ante el momento económico delicado, que recrudecerá luego de que el presidente Joe Biden decidió prohibir las importaciones de petróleo ruso, endureciendo el costo económico a Rusia por la invasión de Ucrania, Washington comenzó a sondear a grandes productores de petróleo para evaluar la posibilidad de que compensen el potencial bloqueo del crudo ruso con aportaciones adicionales y ayudar a estabilizar los precios mundiales.

Entre los contactados y, como señal del extraordinario panorama geopolítico desencadenado por la invasión rusa, figuran Arabia Saudita y Venezuela.

El gobierno de Biden había tratado de mantener las distancias con Riad tras el asesinato en 2018 del periodista saudí Jamal Khashoggi por agentes sauditas algunos cercanos al príncipe heredero, Mohamed bin Salman.

Más sorprendente ha sido el viaje de una delegación de alto nivel de funcionarios estadounidenses a Caracas para reunirse con miembros del gobierno del presidente Nicolás Maduro, lo que fue confirmado por la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki.

“El propósito del viaje (a Venezuela) era discutir diferentes temas, entre ellos desde luego la seguridad energética”, señaló Psaki, sobre la que sería la primera visita de altos cargos estadounidenses a Venezuela en años.

EEUU, bajo la presidencia de Donald Trump (2017-2021), impuso duras sanciones económicas en 2019 contra Venezuela que Biden ha mantenido, entre ellas a las exportaciones de petróleo, el principal motor económico venezolano.

Desde entonces, Maduro recibió un fuerte apoyo de Rusia para poder seguir exportando petróleo a pesar de las sanciones de Estados Unidos.

Según el Times, la actual visita a Caracas busca reemplazar parte del petróleo que le compra actualmente a Rusia con el que dejó de comprarle a Venezuela.