Ante ataque, ecologistas buscan diálogo

0
85

“No somos sus adversarios”, responden a AMLO tras ser tildados de “seudoambientalistas” y lo desmienten: devastación de la selva será mucho mayor; alistan acciones legales

REDACCIÓN

PLAYA DEL CARMEN.- Tras ser calificados de “pseudoambientalistas” y acusados por el presidente Andrés Manuel López Obrador de “montar una campaña contra el Tren Maya”, grupos ecologistas se dijeron dispuestos a dialogar en torno a los daños ambientales que, aseguran, ocasionará el megaproyecto en la Península de Yucatán.

Luego de ser cuestionado en la conferencia matutina sobre las denuncias de deforestación a los ecosistemas por el proyecto del Tren Maya, reiteró que no se presentan daños mayores, pues ya se estarían realizando los estudios pertinentes que aseguran que no habrá agravios al medio ambiente.

Aseguró que, por el contrario, se buscará proteger la selva con reforestaciones y rescates de zonas arqueológicas.

Afirmó que los 1,500 kilómetros que abarcará la ruta del Tren Maya corresponden a derechos de vía que ya existían, en zonas ya impactadas y recalcó que, en total, se estarían afectando 100 hectáreas, que no serían ni de monte alto ni de selvas, sino de acahuales. “Sin embargo, al mismo tiempo se están reforestando 200 mil hectáreas; se van a crear tres grandes parques naturales (18 mil hectáreas) y en las orillas de las vías se sembrarán hileras de árboles flor, como guayacán, maculí y flamboyán”, afirmó.

En una carta abierta, representantes de 23 organizaciones civiles y sindicatos aclararon al mandatario que “no somos sus adversarios, somos mexicanos comprometidos”, precisaron que no son “pseudoambientalistas”, y que “no tiene la menor base para descalificarnos”.

Con respecto a las cifras aportadas por el presidente, dijeron no entenderlas, pues sobre la supuesta afectación a únicamente 100 hectáreas, “esta semana se devastó esa cantidad de superficie, y todavía viene lo peor”.

Pidieron a López Obrador que recorra la zona del tramo 5 del Tren Maya a pie y deje sus recorridos en helicóptero, y le recordaron sus décadas de lucha a favor de la ecología y, de paso, mencionaron que los mayas jamás sembrarían flamboyanes, debido a que es una especie exótica invasora que apenas llegó hace 300 años a la zona.

Días atrás, los activistas anunciaron que iniciaran una serie de acciones legales ante el gobierno federal que incluyen realizar una denuncia ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la Fiscalía General de la República ya sea individual o colectivamente, en virtud de que se están cometiendo delitos de orden ambiental de competencia federal.

También revelaron que se realizarán movilizaciones, plantones y difusión en redes sociales de la opinión con respecto al cambio de trazo del tren maya y sus implicaciones sobre el medio ambiente.

En la plataforma de internet “Change.org”, la organización no gubernamental Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda) inició una campaña de firmas con el título “No al Tren Maya sobre los cenotes y cuevas de Quintana Roo”, que hasta la tarde del lunes había sido apoyada ya más de 67 mil 500 personas.

“Lamentamos que se equivoquen al llamarnos adversarios a quienes defendemos el territorio de Quintana Roo y su riqueza natural. No se trata de opositores, somos seres humanos que buscan mostrar que se pone en peligro la vida y ecosistema de cientos de especies del reino floral y animal, al igual que la vida de miles de personas que aquí habitamos”, escribió en su cuenta de Facebook la organización ecologista Moce Yax Cuxtal AC.