El oscarizado director mexicano volverá a la pantalla grande con ‘Limbo’, un nuevo proyecto que abordará temas sociales y políticos

MÉXICO.- Dos décadas después de filmar Amores perros en Ciudad de México, una de las películas que marcó un antes y un después en la historia del cine mexicano y que catapultó a su director al cine internacional, Alejandro González Iñárritu ha regresado con su cámara a la ciudad en la que nació hace 57 años. Está actualmente filmando en la capital del país su nuevo largometraje, titulado temporalmente Limbo.

Aunque Iñárritu y su equipo han sido completamente herméticos frente al tema del filme y el proceso de rodaje –se dice que es una película con un enfoque político basado en los años 80, que muy pocas personas han leído el guion entero y que Iñárritu le pidió a su equipo firmar un contrato de confidencialidad para que no se filtre información a la prensa– hay secretos difíciles de guardar en el cine cuando se filma en lugares tan concurridos y emblemáticos de la capital, como la calle Isabel la Católica, en el centro histórico.

El director escogió para su nuevo proyecto lugares claves de la ciudad como la plaza del Zócalo o el Castillo de Chapultepec. El miércoles, los pasantes del centro se encontraron con decenas de extras acostados sobre la calle y observados por el protagonista de la película, el actor Daniel Giménez Cacho.

El rodaje del jueves en el centro, en la calle de Madero, llevó a cerrar un cuadrante de varias manzanas que enfureció a los transeúntes. “Ustedes y sus pinches peliculitas que no piensan en la gente”, dijo una transeúnte al diario El Universal, molesta por las calles bloqueadas. Otro transeúnte fue detenido tras saltarse las barandas del rodaje, y golpear a uno de los guardias de seguridad.

En el proyecto Limbo también están Tita Lombardo como productora, que fue parte del equipo de Amores perros y Babel, y el director de arte Eugenio Caballero (ganador de un Oscar por su trabajo en el Laberinto del Fauno de Guillermo del Toro, y quien también trabajó en Roma, de Cuarón). (El País)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí