La ONU advierte de una “guerra civil” y un “baño de sangre inminente”

AGENCIAS

PARÍS.- Al menos 43 menores han muerto en Birmania a manos del Ejército en los dos meses desde el golpe de Estado militar del pasado 1 de febrero, denunció la ONG Save the Children.

Según señala esta organización en un informe, el número de niños asesinados por las fuerzas armadas se ha duplicado en los últimos 12 días, lo que “demuestra el absoluto desdén de los militares por las vidas de los niños”.

La víctima más joven ha sido una niña de siete años, aunque hay hasta 15 menores de 16 años, según ha sido documentado por activistas, que cifran en 521 el total de personas asesinadas por la represión del Ejército birmano.

Por otra parte, la enviada especial de la ONU a Birmania (Myanmar), Christine Schraner Burgener, advirtió de una guerra civil y un “baño de sangre inminente” en Birmania por parte del Ejército golpista y ha pedido al Consejo de Seguridad que considere “acciones significativas que puedan revertir el curso de los acontecimientos” en este país asiático.

“Cuando miremos atrás dentro de diez años, ¿Cómo juzgará la historia esta inacción? Espero que ustedes puedan actuar mientras aún hay tiempo para evitar el peor de los resultados”, dijo Schraner en un discurso ante los miembros del máximo órgano de la ONU en una reunión a puerta cerrada.

En su exposición, Schraner dibujó un panorama extremadamente sombrío de la situación en el país, el cual “está a punto de convertirse en un estado fallido”, y también mostró su temor debido a que la crueldad militar es tan severa que las guerrillas étnicas birmanas podrían tomar una postura clara de oposición, incrementando la posibilidad de una guerra civil a una escala sin precedentes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí