Quintana Roo y Baja California Sur, por su vocación turística, presentaron las contracciones más pronunciadas durante el tercer trimestre del 2020

MÉXICO.- Durante el tercer trimestre del 2020, las 32 entidades federativas del país registraron caídas anuales en su actividad económica; es decir, el reinicio de operaciones de algunos sectores económicos que fueron declarados esenciales después de finalizar la jornada nacional de sana distancia y los programas estatales de apoyo en dicho lapso, fueron insuficientes.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, las contracciones más pronunciadas del Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal (ITAEE) en el periodo julio-septiembre se observaron en Quintana Roo (-29.0% anual) y Baja California Sur (-24.7%), estados que comparten un factor común: dependen del turismo y su impacto en otras ramas –fue el sector con la mayor merma por el COVID-19–.

Para Quintana Roo, este impacto provino principalmente de las contracciones en generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final (-35.3%); servicios (-31.3%); construcción (-30.7%), y comercio (-22.7 por ciento). Estos sectores concentran 95.6% del Producto Interno Bruto (PIB) estatal, destacando servicios, particularmente de alojamiento temporal y de preparación de alimentos y bebidas, con una participación de 64.8%. Sólo las actividades primarias mostraron un crecimiento anual (34.8%), aunque su peso en el PIB es bajo (0.8%).

Los estados con caídas entre -10 y -15% de su ITAEE fueron Tlaxcala, Hidalgo, Ciudad de México, Colima, Morelos, Coahuila y Campeche. Mientras con descensos menores a -10% y mayores a -5% se colocaron Puebla, Veracruz, Nayarit, Guerrero, Yucatán, Tamaulipas, Querétaro, Nuevo León, Sonora, Estado de México, Jalisco, Michoacán, Durango, Sinaloa, Oaxaca y Guanajuato.

Sin embargo, estas tasas son un efecto rebote, es decir, la base de comparación es baja, pues cabe recordar que en el segundo trimestre los 32 gobiernos estatales mostraron contracciones en su actividad económica, y de estos, 30 con desplomes de doble dígito (23 estados superior a -15%), dado que abril y mayo fueron de total confinamiento y paro de actividades no esenciales, y en junio comenzaron a operar nuevos sectores (baja operatividad), con variaciones de giros en cada entidad, según la tendencia de los contagios de COVID-19. (El Economista)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí