Aclaración al senador José Luis Pech

Este lunes, en su página oficial de Facebook, el senador José Luis Pech Várguez hizo una publicación que transcribimos a continuación, relacionada con una entrevista a la también legisladora federal Marybel Villegas Canché, publicada en nuestra edición semanal de este lunes 10 de enero, la cual se encuentra disponible en el link https://eldespertadordequintanaroo.com.mx/no-sere-complice-de-los-vicios-del-pasado-marybel-villegas/:

Paisanas y paisanos:
Este domingo 9 de enero se publicó una nota en el portal de «El Despertador de Quintana Roo», firmada por el reportero Salvador Canto, en la que se menciona mi nombre. Es por eso que hago la siguiente aclaración:_
Aunque los resultados de las encuestas de mi partido fueron muy discutibles, sostengo que hay que cuidar la unidad de Morena para continuar apoyando al presidente de la República en la transformación del país, tal y como señalé en el mensaje que compartí el pasado 23 de diciembre, y por eso sigo siendo institucional.
Esta es la razón por la que declaro que es falso que estaré acompañando a persona alguna en el pronunciamiento que menciona la nota y que se relaciona con los resultados de las citadas encuestas de mi partido.
Agradezco su atención.

Al respecto, hacemos las siguientes precisiones, pues consideramos que hubo una errónea lectura del senador a un párrafo de nuestro texto, que –cabe aclarar– no es una nota, como él la define, sino una entrevista, que a la letra dice:
“En entrevista con El Despertador de Quintana Roo, la senadora de la República adelantó que este martes 11 de enero en conjunto con Luis Alegre Salazar y posiblemente con el doctor José Luis Pech Várguez (quien el pasado viernes anunció que dio positivo a COVID-19), otros de los aspirantes de Morena, se emita una postura respecto a su futuro político de cara al recién iniciado proceso electoral 2022”.
Lo que usted publicó en sus redes sociales, doctor Pech, no es una aclaración –a la cual habríamos dado, como corresponde, espacio en nuestra edición como un derecho de réplica, de habérnosla hecho llegar directamente–, sino una acusación directa de falsedad al texto firmado por el reportero y publicado en este medio, en vez de dirigírsela a quien de viva voz emitió la declaración.
Cabe reiterar que, además, como puede leerse en el párrafo de referencia, la propia senadora Marybel Villegas, cuyo nombre por algún motivo no tiene usted el valor de mencionar, plantea la emisión de una postura conjunta en la que usted estaría incluido, como una posibilidad y no como una certeza.
Le recordamos también que hemos insistido en entrevistarle desde que se dieron a conocer los resultados de la consulta interna de Morena, a lo cual usted se ha negado, lo que habla de su compromiso con la apertura y con la sociedad a quien está obligado a informar; incluso su propio jefe de prensa ha confirmado que usted no quiere dar entrevistas.
Qué bueno que, aunque le parecen discutibles, acepta el resultado de las encuestas presentadas por su partido. Entendemos que su participación fue meramente de fórmula y quizás usted fue el más sorprendido por haber obtenido el segundo lugar en los resultados.
Lo que usted llama tibiamente “unidad” hace mucho que no se ve en Morena, la ruptura es evidente y de ello dan ejemplo el propio coordinador de su Grupo Parlamentario en el Senado, Ricardo Monreal y reconocidas personalidades de Morena, que han manifestado sus inconformidades con los resultados del proceso de selección de candidatos; de igual forma, las confrontaciones en varios estados entre los distintos grupos al interior de ese partido, del cual al parecer usted ignora su status quo actual, son abordados con frecuencia en los medios informativos.
Finalmente, hemos de mencionar –y esta sí es una opinión nuestra, de la cual nos responsabilizamos– que al ser usted el único precandidato de Morena de origen chetumaleño, ha resultado una gran decepción para muchos de sus paisanos.

Por lo visto usted tiene muy mala memoria sobre su propio desempeño político en Quintana Roo durante los últimos años, y con gusto se la podremos refrescar en una futura investigación periodística, detallada y debidamente sustentada.