Ácaros de la cara, primeros simbiontes humanos

AGENCIAS

LONDRES.- Una investigación de la Universidad de Reading de Inglaterra evidencia que los ácaros que viven en el rostro de las personas, denominados Demodex folliculorum (Acari), podrían dejar de ser parásitos para volverse los primeros simbiontes del humano.

La simbiosis, o mutualismo, se define como una relación estrecha y persistente entre organismos de distintas especies.

Estos pequeños animales pueden habitar en el rostro, pestañas y pezones de las personas y podrían sobrevivir con un número mínimo de genes que generan los cambios en sus comportamientos, tales como lo son el aparearse de noche, debido a que no cuentan con protección UV y melatonina.

“La pérdida de los genes de reparación del ADN junto con la endogamia extrema podría haber puesto a esta especie de ácaro en una trayectoria evolutiva sin salida”, indica el estudio.

La investigación asegura que gracias a que estos ácaros existen de forma aislada sin amenazas externas, se han adaptado a la vida protegida que tienen en los poros de la cara de los seres humanos.

Los científicos habrían comprobado que los ácaros no serían los causantes de varios problemas que se les ha adjudicado e incluso sugieren que su presencia podría tener funciones beneficiosas, como  mantener los poros de nuestra cara destapados.