A un año de distancia… – Así nos vemos

Edgar Prz

El pasado 6 de junio se cumplió un año de las elecciones para las presidencias municipales, en donde Morena ganó ocho de 11, incluyendo la del Verde que es Puerto Morelos. Cabría hacer una remembranza en el entendido que la Cuarta Transformación, slogan muy usado en la campaña pasada, no vendría sino que ya estaba instalada…

Las mujeres ganaron en siete de 11, Othón P. Blanco, Felipe Carrillo Puerto, Cozumel, Benito Juárez, por Morena, Verde en Puerto Morelos y el PAN en Solidaridad e Isla Mujeres; fue abrumadora su presencia y por primera vez la mayoría de féminas ocupan el sitio de honor.

Desde allí se fueron tejiendo alianzas, reconocieron como su coordinadora moral a Mara Lezama y fueron abonándole con su trabajo municipal el camino para cuando llegara el momento. Así fue que varias munícipes la tenían como invitada predilecta y favorita de manera continua, otras hasta le organizaban eventos para que asistiera. Eran sin duda actos anticipados de campaña, pero la ley lo permite, la ley tiene enormes vacíos legales, la ley siempre está del lado de quien sabe ejecutarla. Entonces no se tipifica como delito electoral, así transcurrieron los meses y entramos al calendario electoral en donde ya se marcaba la preferencia en esos ocho municipios, quien participe como rival no tendría a cabalidad a los otros. No es lo mismo llegar a un lugar como invitado que como extraño…

Los actuales ediles solo han tenido tres meses en solitario, en enero inició la actividad  electoral y en abril entró la veda electoral y le pusieron el control remoto a sus actividades, Modo Receso…

Varias aún no han entendido la magnitud de su responsabilidad, el tamaño del compromiso y en lugar de ayudar, apoyar a la ciudadanía, se han dedicado a amolar más con la creación de nuevos impuestos y elevar los cobros por renta y servicios que ofertan los ayuntamientos, ¿me escuchas, Yensunni?, los locatarios de los mercados de Chetumal te saludan, no sé si con afecto, pero te saludan.

En este municipio capitalino las autoridades de Morena han quedado a deber. Recordemos que Othoniel llegó al poder por medio de una carambola al fallecer don Hernán Pastrana y ser él suplente; ahora el buen Gamero se la jugó, hizo una buena campaña y al cuarto para las 11 por una  impugnación de su compañera de partido, de trabajo ya que era la síndico municipal, lo inhabilitaron y bajaron de la contienda, así Yensunni llega a cosechar lo que nunca sembró. Lo más dramático es que la supuesta élite política de la capital nunca se inconformó, nunca apareció y detrás de la albarrada manifestaban su molestia…

Ellos, que se sentían dueños de la balanza por haberle dado el triunfo electoral a CJ, se volvieron servidumbre, los dividieron, les dieron migajas para distraerlos y ahora serán comparsa de las nuevas autoridades. Han abandonado aquel grito de guerra en donde exigían determinados años de residencia en el estado para poder ser funcionario de primer nivel, hasta el presidente del membrete Asociación de Profesionistas bajó la guardia, cambió las lanzas y hachas de guerra por banderolas y matracas, así qué puede defender, qué puede pelear si con poquito lo encandilaron…

Estas son postales del espejo político de este primer año, ahora a la ola guinda se le suman en coalición 15 diputados de mayoría relativa más los prlurinominales… Los demás partidos están como los niños no invitados a la fiesta pero por ser vecinos acuden, están en la fila para ver si les toca una rebanada de pastel, pero qué necesidad, así pinta el panorama, ¿no lo cree usted?

Mejor seguiré caminando y cantando: “es difícil aceptar que me tenga que quedar algún día sin usted, pero qué necesidad, para qué tanto problema, no hay como la libertad de ser, de estar, de ir, de amar, de hablar, de hacer, de andar así sin penas…”