AGENCIAS

LONDRES.- Siete de cada 10 personas hospitalizadas por COVID-19 no se habían recuperado completamente cinco meses después de que les dieran el alta, según un nuevo estudio del Reino Unido, donde las autoridades consideran necesario estudiar más a fondo el ‘COVID prolongado’ para mejorar la atención de los pacientes.

Las personas con más probabilidades de tener síntomas que persistían fueron las mujeres blancas que desarrollaron casos graves. Además tenían al menos dos condiciones que las hacían correr un mayor riesgo de una enfermedad grave, por ejemplo diabetes, asma o enfermedades del corazón.

“Nuestros resultados muestran una gran carga de síntomas, problemas de salud mental y física y evidencia de daños en los órganos cinco meses después del alta”, dijo en una declaración Rachael Evans, consultora sobre temas respiratorios en los hospitales de Leicester.

“También está claro que aquellos que requirieron ventilación mecánica y fueron ingresados en cuidados intensivos tardan más en recuperarse”, dijo. Sin embargo, destacó que gran parte de la variedad de problemas persistentes no se explicaba por la gravedad de la enfermedad.

Los 10 síntomas más comunes fueron dolor muscular, fatiga, ralentización física, deterioro de la calidad del sueño, dolor o hinchazón de las articulaciones, debilidad de las extremidades, dificultad para respirar, dolor, pérdida de memoria a corto plazo y dificultad para pensar con claridad, según el estudio, que no ha sido revisado por pares.

La salud mental también se vio afectada. Más del 25% de las personas presentaban síntomas clínicos de ansiedad o depresión y el 12% tenía síntomas de trastorno de estrés postraumático (TEPT).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí