2021, EL AÑO QUE TOCAMOS FONDO

Pese a la sucesión de graves problemáticas que ha enfrentado Quintana Roo a lo largo de los últimos meses, muchas nunca antes vividas, las perspectivas para el arranque del 2022 son alentadoras

SALVADOR CANTO

Entre claroscuros, Quintana Roo llega al fin de año con una paulatina recuperación económica, producto de una estabilización en color verde dentro del semáforo epidemiológico nacional en torno al COVID-19, pero bajo una inflación que le pega a miles de familias por el encarecimiento de productos de la canasta básica, una severa crisis en materia de seguridad que afecta la imagen de los destinos por los ataques a balazos en las playas y los múltiples delitos que diariamente se cometen, además de que la mayoría de los ayuntamientos enfrentan graves problemas por desfalcos económicos debido a los malos manejos de las administraciones pasadas.

Pero además, el 2022 arrancará en medio de una completa rebatinga en materia política y electoral, de cara a lo que será la ‘madre de todas las batallas’ por la sucesión gubernamental y la renovación del Congreso del Estado, que consiste en 15 diputaciones por mayoría relativa y 10 de representación proporcional.

A lo largo de este 2021 la planificación principal de las autoridades estuvo enfocada al tema sanitario, la aplicación escalonada de las vacunas que en un principio permitieron la reducción de contagios y fallecimientos por coronavirus para llegar al color verde dentro del semáforo epidemiológico y, con ello, el arribo más frecuente de turistas y la reanudación sosegada de las clases de forma presencial.

En medio de todo esto, salvo los megaproyectos que impulsa el Presidente de la República, fue manifiesta la ausencia de obra pública de los tres órdenes de gobierno, que únicamente han hecho anuncios rimbombantes de diversas obras, muchas de las cuales datan de varios años atrás pero ninguno hasta la fecha se ha concretado. Fue hasta la semana pasada cuando se hizo oficialmente el anuncio de una inversión de alrededor de 10 mil millones de pesos para diversas obras, como la construcción del puente sobre la laguna Nichupté y la remodelación del bulevar Colosio de Cancún, temas pendientes desde hace mucho tiempo.

Así es como cierra Quintana Roo este año tan complicado, en el cual pese a todo es posible advertir que en medio de la oscuridad completa siempre termina por vislumbrarse el atisbo de claridad que anticipa la llegada de la luz y que cuando se toca fondo lo que sigue es volver a ascender.

La inseguridad, el talón de Aquiles

En medio de la recuperación económica luego del avance en el tema sanitario, la inseguridad se mantuvo activa en Quintana Roo durante este 2021, con hechos nunca antes vistos, como los ataques a balazos en plena zona de playas como sucedió en Puerto Morelos el 4 de noviembre y un mes después en playa Langosta de Cancún, pese a la llegada del batallón turístico de la Guardia Nacional que tiene la misión de reducir estos hechos delictivos.

A lo largo del año la comisión de delitos como robos a negocios, casa habitación, extorsiones y homicidios, entre otros, se mantuvo a la alza principalmente en los municipios de Benito Juárez, Isla Mujeres, Puerto Morelos, Solidaridad, Tulum y Othón P. Blanco, lo que ha costado a la entidad una mala imagen publicitaria a nivel internacional porque entre los agraviados ha habido turistas extranjeros.

Con ello aumentó también la percepción de inseguridad por parte de los ciudadanos, quienes hoy en día han dejado de confiar en las instituciones y en consecuencia, muchos han desistido en denunciar los delitos porque no se les garantiza la impartición de justicia.

De hecho, la inseguridad es el principal motivo por el cual decenas de negocios se han visto obligados a cerrar sus puertas, pues el Estado no brinda la seguridad necesaria a los ciudadanos.

Sin ser amarillistas –porque, además, esa no es la línea editorial de El Despertador de Quintana Roo–, es importante dejar en claro que la percepción ciudadana es de una grave crisis en materia de seguridad, pues al corte de agosto del 2021, último dato actualizado por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), la entidad se posicionó con el mayor número de municipios costeros incluidos en el ranking de los 100 destinos turísticos más violentos del país.

Desorden, caos financiero y corrupción

Este 2021 también se llevó a cabo un proceso electoral de forma atípica por el tema sanitario aún a cuestas, en donde se dio la renovación de los 11 Ayuntamientos en Quintana Roo, que por primera vez en la historia son gobernados en su mayoría por mujeres: Mara Lezama en Benito Juárez, Juanita Alonso Marrufo en Cozumel, Maricarmen Hernández Solís en Felipe Carrillo Puerto, Atenea Gómez Ricalde en Isla Mujeres, Yensunni Martínez Hernández en Othón P. Blanco, Lili Campos Miranda en Solidaridad y Blanca Merari Tziu en Puerto Morelos.

En tanto que los demás municipios, José María Morelos, Lázaro Cárdenas, Tulum y Bacalar son gobernados por Erik Borges Yam, Orlando Bellos Tun, Marciano Dzul Caamal y José Alfredo Contreras Méndez, respectivamente.

Curiosamente, en el caso de Benito Juárez, en donde repitió en el cargo la misma alcaldesa, ha sido imposible que se reconozca algún tipo de afectación y/o complicación económica al interior del cabildo como sí ha ocurrido en los 10 municipios restantes, principalmente en Isla Mujeres, Solidaridad, Tulum, Puerto Morelos y Felipe Carrillo Puerto.

De hecho, en este último municipio la presidenta municipal, Mary Hernández Solís, interpuso ante las fiscalías General de la República (FGR), del Estado (FGE) y Especializada en Combate a la Corrupción (FECC) sendas denuncias en contra del exalcalde José “Chak Meex” Esquivel Vargas y siete exfuncionarios más por irregularidades estimadas en 142 millones de pesos, además de que pidió al Congreso del Estado iniciar un proceso por juicio político.

En los demás municipios en los cuales se ha dado a conocer la existencia de irregularidades destaca el caso de Isla Mujeres, en donde prácticamente semana tras semana aparecen más anomalías del gobierno de Juan Carrillo Soberanis, quien hoy está bajo el manto protector que le brinda el fuero de diputado federal, misma situación de Laura Fernández Piña en Puerto Morelos.

Atenea Gómez Ricalde, alcaldesa de Isla Mujeres, ha reiterado que no habrá impunidad y se avanza en la integración cuidadosa de expedientes, pues primero tienen que sustentar bien las denuncias que se presentarán de un momento a otro.

Benito Juárez, sin transparencia

Desde el pasado 20 de octubre, El Despertador de Quintana Roo hizo una solicitud oficial a la Plataforma Nacional de Transparencia para conocer con exactitud y mediante información oficial, datos sobre diversos gastos y acciones del gobierno municipal de Benito Juárez.

Sin embargo, los tiempos de respuesta o posibles notificaciones establecidos en los artículos 142, 145, 147, 148, 150, 152, 154 y 158 de la Ley de Transferencia y acceso a la Información Pública para el Estado de Quintana Roo han vencido y hasta la segunda semana de diciembre, no se había obtenido respuesta alguna.

Lo único que se logró es el acuse de recibo de dicha petición, que quedó plasmada con  el número de folio 231288300006921, pues aún no se establece un informe completo en torno a toda la información solicitada dentro de esa plataforma sobre los montos públicos que destina el gobierno municipal a los convenios con los distintos medios de comunicación, lo que se gasta en asesores, entre otros puntos.

Medio ambiente, fuera de la agenda

Pese a ser un tema que han enarbolado constantemente las autoridades de los tres niveles de gobierno, el cuidado del medio ambiente ha quedado en muchos casos en segundo término, pues durante el 2021 se siguieron permitiendo los ecocidios y la contaminación al subsuelo por el manejo inadecuado de rellenos sanitarios, un acto prohibido y sancionado por la Norma Oficial Mexicana NOM-085 de la Semarnat y que, sin embargo, es perpetrado impunemente por los propios gobiernos.

En el caso concreto de los basureros, el establecido en la zona continental de Isla Mujeres, que sirve además de ese municipio a Benito Juárez y Puerto Morelos, enfrenta el mayor problema de contaminación ambiental ante la falta de acciones concretas.

Lo mismo sucede en Felipe Carrillo Puerto, en donde el actual relleno sanitario está sobresaturado y las autoridades optaron por arrojar la basura en un sendero paralelo al basurero, sin que existan las condiciones adecuadas para el tratamiento tanto de los desechos como del propio predio, que está muy cerca de la Reserva de la Biosfera del Caribe Mexicano.

Sucesión gubernamental, la gran incógnita

En las primeras semanas de enero, con las definiciones de candidaturas por los diversos partidos y coaliciones arreciarán las actividades del proceso electoral que concluirá en la renovación de la gubernatura y el Congreso del Estado.

En ese sentido, el partido “de moda”, el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) –cuyo candidato, a decir de su líder nacional, se definirá antes de concluir el año– se encuentra enfrascado en un pleito interno, con descalificaciones y ataques personales que lo único que logran es profundizar el encono y división entre la militancia, un reflejo de la crisis generalizada que atraviesa la política a nivel estatal y nacional.

Lo mismo ocurre con los demás institutos políticos, como el PAN, PRD y PRI, que entre altibajos y patadas bajo la mesa continúan sin acordar su alianza, con lo que se diluyen sus posibilidades de darle pelea a Morena en las urnas.

Lo más grave y lamentable de todo esto es que entre los posibles protagonistas del proceso electoral figuran personajes de la administración pública que se encuentran todavía en funciones y por su ambición para buscar otro cargo de elección popular descuidan las encomiendas que tienen hoy en día.

2022: arranque promisorio

Si bien es cierto que el 2021 ha sido un año difícil como ninguno antes, concluye de forma positiva en el tema de la recuperación económica gracias a la aplicación de vacunas contra el COVID, lo que permitió llegar al color verde del semáforo epidemiológico, por lo que existen buenas expectativas para que el próximo año tenga un arranque promisorio pese a la inflación desbocada.

Hace apenas unos días el gobernador Carlos Joaquín González compartió en sus redes sociales que Cancún es el segundo lugar mundial en viajeros internacionales, sólo por debajo de Dubai, por lo que llamó a mantener las medidas preventivas en materia sanitaria ante el acecho de la variante ómicron de coronavirus, para que el 2022 sea próspero en el Caribe Mexicano.

El Aeropuerto Internacional de Cancún ha reportado en las últimas semanas mediante su vocería, el movimiento diario de más de 350 y hasta 400 vuelos diarios.

El Consejo de Promoción Turística de Quintana Roo (CPTQ) anticipa que para el 2022 habría una recuperación de 80% en la industria de congresos y convenciones, luego del  éxito obtenido por la celebración del World Meetings Forum (WMF), en noviembre pasado.

También la agencia calificadora Moody’s estima que las actividades turísticas en México van a recuperar en 2022 el nivel que tenían antes de la pandemia de COVID-19.

Galería