La anosmia ocasionada por el coronavirus puede llegar a ser crónica; “todo me huele a quemado y a gasolina”

AGENCIAS

BARCELONA.- La anosmia o pérdida de olfato, que generalmente viene acompañada por una pérdida del gusto, es uno de los síntomas más comunes de COVID-19. Esta secuela puede durar unos días, meses y, en algunas ocasiones, puede llegar a ser crónica.

En el Hospital Clínic de Barcelona hay una unidad del olfato que dirige Joaquín Mullol, quien afirma que un 70% de las personas que han pasado por el coronavirus sufren pérdida de olfato y un 20% de ellos no vuelve a recuperarlo. Cada día atiende a pacientes como Cristina. Ella pasó el COVID en marzo y desde entonces no huele nada, es más, todo le huele a quemado o a gasolina. Una situación muy desagradable que está convirtiendo su vida en una auténtica pesadilla.

Para evitarlo está haciendo un entrenamiento diario que consiste en oler e inspirar olores intensos y conocidos como eucaliptus, limón, rosa o vinagre y así ir recuperando el olfato. Pero no hay garantía, advierte: algunos nunca volverán a oler.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí