Preocupan casos de trombosis, aunque aún no se ha confirmado su relación con las inyecciones; recomienda OMS mantener su uso

AGENCIAS

PARÍS.- Roma. Alemania, Francia, Italia, España y Portugal suspendieron el lunes la aplicación de la vacuna contra el coronavirus de AstraZeneca ante reportes de que algunas personas sufrieron coágulos sanguíneos, a pesar de que tanto la compañía farmacéutica como el ente regulador europeo y la Organización Mundial de la Salud (OMS) insistieron por separado en que dicha reacción no tenía que ver con las inyecciones.

La vacuna de AstraZeneca, una de las más baratas, es crucial para las naciones más pobres, pero en Europa ya son al menos 19 los países, entre ellos Irlanda, Holanda, Dinamarca, Noruega, Bulgaria y Eslovenia, que frenaron su uso por temor a que provoque trombos, algo que no se ha demostrado.

En contraste, el ministro de Sanidad belga, Frank Vandenbroucke, calificó de “irresponsable” una posible suspensión de la vacunación y señaló que “la de AstraZeneca es una vacuna que protege muy bien y contundentemente contra el Covid-19. En los próximos días miles de personas serán vacunadas, en especial los mayores, algo muy positivo porque estas personas son vulnerables”.

En América, Venezuela señaló que no autorizará el fármaco de AstraZeneca por “los efectos que tiene sobre pacientes”. Mientras el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, instó a aceptar dicha vacuna al afirmar que es segura.

La OMS insistió en que se debería seguir utilizando este antígeno, aunque anunció que sus expertos se reunirán esta semana para analizar la situación con este fármaco. “No queremos que la gente entre en pánico y, por el momento, recomendamos que los países sigan vacunando con AstraZeneca”, declaró la responsable científica de la institución, Soumya Swaminathan.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí