11 virus marinos pueden mitigar el cambio climático

AGENCIAS

WASHINGTON.- Hace casi un mes, el descubrimiento de más de cinco mil 500 nuevos virus en el océano ganó los titulares, ya que no solo se advirtió sobre el impacto del calentamiento global, sino que, además, los científicos detectaron un eslabón perdido en la evolución viral. Ahora, de este “universo viral”, los expertos detectaron 11 que pueden mitigar el cambio climático al colaborar en conducir el carbono que es absorbido de la atmósfera al fondo del océano para almacenarlo.

Los métodos optimizados de descubrimiento y clasificación de los datos de la secuencia de ARN de los virus marinos fueron realizados por la organización Tara Oceans, los cuales, también, permitieron duplicar la lista conocida de estos patógenos. La investigación asegura que estos virus detectados recientemente “asimilaron” genes de los organismos a los cuales infectaron, con lo cual, los científicos podrán identificar supuestos huéspedes y “funciones en los procesos marinos”.

Los expertos aclararon que estos virus no representan una amenaza para la salud pública, en especial la humana. Pese a que su comportamiento como virus se mantiene regido por la biología, infectando a otros organismo y utilizándolos para replicarse, su actividad viral puede impulsar grandes beneficios para el medio ambiente. Para conocer exactamente dónde deberían aplicarse, los expertos desarrollaron técnicas computacionales que les permiten detectar y extraer, de pequeños fragmentos del genoma viral, información sobre sus funciones virales y los huéspedes afectados.

De las mil 243 especies de virus analizados que se relacionan con el carbono, los científicos redujeron su lista a 11, los cuales son responsables de llevarlo al fondo del mar y almacenarlo. Incluso, dos fueron catalogados como “más prometedores”. “El modelado está llegando al punto en el que podemos tomar bolsas de genes de estos estudios genómicos a gran escala y pintar mapas metabólicos hacia el carbono que necesitamos. Es a través de esa actividad metabólica como probablemente tengamos que actuar”, concluyó el estudio.